Ruta MTB: Colmenar Viejo – Guadalix de la Sierra

Ruta MTB Colmenar Viejo

Ya tocaba recuperar las salidas por la Cuenca alta del Manzanares. El reencuentro de «viejas glorias» era la excusa perfecta para volver a la zona, y Colmenar Viejo era el punto de partida ideal para una ruta de las de antes.

Las viejas glorias

Así decidimos llamar al grupo de whatsapp creado para la ocasión. El objetivo que nos propusimos Jorge y yo fue el de volver a juntar en una salida de MTB a los antiguos compañeros de ruta de la oficina, que últimamente andábamos algo dispersos por otros clientes (el maravilloso mundo de la informática, qué os voy a contar…).

Así, los convocados en primera instancia fuimos unos cuantos: Fernando, Javi, Manu, Juanma, Jaime, Juanan, Jorge, Julio, Jose Pablo y un servidor. La cruda realidad es que al final sólo pudimos presentarnos los cuatro últimos, reforzados por Alfredo, un amigo de Jorge.

Julio, conocedor de la zona, propuso con acierto una ruta circular que sale de la plaza de toros de Colmenar Viejo. Como a todos nos pareció bien, allá que fuimos con ganas de cháchara y muchos pedales.

Salida a las 9:00 de Colmenar Viejo

La hora de salida eran las 9:00. Ahí estuvimos todos como un clavo, poniendo a punto las bicis en un día muy gris. El tiempo parecía que no iba a acompañar demasiado, pero las ganas de rodar juntos de nuevo fueron más fuertes, así que no quedaba sino batirse (que diría Alatriste).

Los primeros metros serían facilones, rodando tranquilamente por la senda que discurre paralela a la M-625. A los cuatro kilómetros llegamos al cuartel general de la FAMET (Fuerzas Aeromóviles del Ejercito de Tierra), momento en que nos desviamos a la derecha para abandonar la senda y empezar a rodar por caminos.

En el kilómetro ocho tuvimos un pequeño despiste y avanzamos unos metros fuera de la ruta. La intensa niebla no nos dejaba disfrutar de los bonitos paisajes y de vez en cuando nos hacía despistarnos. Lo solucionamos rápidamente y volvimos de nuevo a la ruta original, vadeando el arroyo de los cerros y dispuestos para la primera subida «seria» del día, hasta los 1039 metros. Un pequeño descanso nos dejaba listos para la segunda parte del ascenso hasta los 1100 metros, el punto más elevado de la ruta.

Comienza el enduro

Hasta el momento, la única incidencia había sido el tener que echarse a un lado para dejar paso a un grupo de motos que, aprovechando el camuflaje que da la niebla, habían salido a circular por los caminos.

Ahora empezaba lo bueno: el descenso por unos caminos llenos de piedras que pondrían a prueba nuestra técnica. Y tengo que decir que la mía es muy mala actualmente, pues me fui al suelo un par de veces por encima del manillar. Afortunadamente, la única baja fue el soporte combinado para el Polar V650 y la GoPro, que estrené el martes. Más de un mes esperando el paquete de China para sólo cinco días de duración, todo un record 😀

A pesar del par de golpes, el recorrido mereció mucho la pena. Unos senderos muy técnicos que nos agotaron algo más de la cuenta, pues los kilómetros no pasan tan fluidos cuando te ves en estas lides.

Ruta MTB Colmenar Viejo
Ruta MTB Colmenar Viejo

Guadalix de la Sierra

Entramos sin más problemas en Guadalix de la Sierra. Habíamos descendido por trialeras y pastos hasta el punto más bajo de la ruta: 830 metros. Ya habíamos recorrido 22 kilómetros.

La casa de Gran Hermano nos dio la bienvenida a Guadalix. Menuda marcha tenían, pues la música se escuchaba desde la carretera 🙂

A partir de aquí, un rompepiernas ascendente hasta los 1000 metros de nuevo, atravesando muchas ganaderías de toros bravos. Un aliciente para no dejar de pedalear, sin lugar a dudas. El tiempo ya nos estaba respetando algo más que esta mañana, salvo en la parte más alta de este último repecho. Aquí la niebla volvió a hacer acto de presencia y puso el punto de dificultad a la ruta.

La Taberna de Manolo

Una vez llegamos de nuevo a la base de las FAMET enganchamos con la senda que nos llevaría de vuelta a Colmenar, deshaciendo el camino que recorrimos por la mañana.

Llegamos a la plaza de toros, nos cambiamos de ropa (íbamos empapados con la tontería) y nos dispusimos a lavar las bicis en el centro comercial El Ventanal.

Ya con las monturas limpias y los coches cargados decidimos terminar la ruta como se merecía: con una buena comilona. Y no se nos ocurrió mejor sitio que La Taberna de Manolo.

Si alguna vez vais por Colmenar Viejo, no dejéis de visitarla. Unas hamburguesas gigantes (muy ricas, por cierto) fueron el broche de oro para un día perfecto. El precio, además, muy contenido: 20€ por persona incluyendo una ración de patatas fritas con salsas, dos cervezas por barba y un postre.

Habrá que repetir (las hamburguesas y la bici, claro).

Las fotos, como siempre, en su correspondiente Álbum de Facebook. El track lo tenéis en mi perfil de Wikiloc.

Ruta MTB: las Zetas de La Pedriza

Las Zetas de La Pedriza

Vuelta a la bici tras un parón más largo de lo que me hubiese gustado.

Como Goyo (nuestro gurú de la montaña madrileña junto a Javi) está de vacaciones nos ha tocado improvisar. Y ya se sabe que lo normal en estos casos es back to the basics, así que ayer tocó volver a La Pedriza para hacer Las Zetas. Pero esta vez con algunas novedades: Fernando y Edu se incorporaban al grupo. En el caso de Fernando después de un tiempo (ya hicimos juntos la ruta de Pedrezuela), pero esta vez con montura nueva. Y Edu ha venido para quedarse.

Yo estrenaba eje de pedalier: un Shimano BB70 (XT y SLX) que instalé el sábado por la mañana. El anterior llevaba pidiendo un cambio desde la Madrid – Segovia, así que tocó hacer bricolaje para dejar todo listo.

Subiendo Las Zetas de La Pedriza

Las Zetas de La Pedriza
Las Zetas de La Pedriza

Como en Madrid estamos en plena ola de calor hubo que adelantar la salida a las 8:15. Siempre que quedamos en La Pedriza solemos salir desde el aparcamiento de La Jarosa, que es el que está en la primera barrera que regula el acceso en coche al parque. Para estar allí hubo que madrugar un poco y salir de casa a las 7:30. Menos mal que Edu vino a buscarme y pudimos llevar las bicis en su portabicicletas (¡qué cómodos son los portabicis de portón!).

A las 8:30 estábamos listos para salir. Allí estábamos un grupo algo más amplio que la última vez: Fernando, Rob (que hacía Las Zetas por primera vez), Jose «Norris», Javi, Edu y un servidor. Seis valientes a la conquista de la montaña 🙂

Como siempre, salimos en sentido horario. De nuevo lo hicimos por el camino que lleva hacia Mataelpino en lugar de hacerlo por la carretera principal. Las primeras cuestas ya avisaban: no iba a ser un paseo triunfal, sobre todo para los que llegamos algo pasados de forma. Menos mal que el buen rollo del grupo ayuda bastante. Nunca se queda nadie. Siempre se espera a los más rezagados. No hay nada que demostrar…

El recorrido en sí no tuvo nada destacable. Fue casi calcado al de la última salida por la zona, parando también en el collado de Los Pastores para sacar buenas fotos antes de empezar el descenso. Cuando ya estábamos subidos a las bicis, Rob se percató de que tenía roto un radio de la rueda delantera. A priori no debería ser nada preocupante, pero la bajada que nos esperaba no era moco de pavo. Tocaría bajar más despacio y echando un vistazo por si las moscas…

Tras un pequeño repecho, llegamos a Las Losillas. Esta vez no subimos a La Nava Grande, pues la idea era volver a comer a casa y salvar nuestros matrimonios. La última ruta se nos fue de las manos y muchos teníamos la cabeza en la picota, así que cuatro fotillos para inmortalizar el momento y tirarnos cuesta abajo sin piedad (todos menos yo, claro). Nos acabábamos de ahorrar casi seis kilómetros de subida.

La bajada desde Las Losillas

La bajada transcurrió sin incidentes. Llegamos todos sanos y salvos a Canto Cochino tras unos cuantos kilómetros de adrenalina. Después de reagruparnos sólo nos quedaban unos kilómetros de asfalto con un pequeño repecho en el que Javi aprovechó para lucirse (vaya control de la bici) y yo para romper la transmisión :-S . Creo que en la bajada debí golpear el desviador trasero, pues la cadena se salía en determinadas combinaciones. Al final me va a tocar pasarme por el taller esta tarde para que me revisen los radios y la transmisión.

Va a tener razón mi mujer con eso de que cada salida con la bici me sale más cara que la anterior.

No os perdáis todas las fotos en el album de Facebook. La ruta, como de costumbre, está disponible en mi perfil de Strava.

Ruta MTB: Cantoblanco – Soto del Real

Alejandro OK Soto del Real

Cinco semanas después vuelvo al carril bici de Colmenar Viejo, pero esta vez con distinto compañero de viaje. Aprovechando el buen día, Alejandro y yo nos animamos a hacer unos cuantos kilómtros para probar la resistencia de mi maltrecha rodilla.

Hablé a Alejandro del carril bici y, como él todavía no lo había probado, decidimos la semana anterior que esta sería la ruta. Intentaríamos llegar hasta Soto del Real, aunque teníamos un tiempo limitado (había que estar de vuelta a las 12:00).

Salida del Hospital de Cantoblanco hasta Colmenar Viejo

Salimos a las 8:30 del pequeño aparcamiento del Hospital de Cantoblanco, situado en la vía de servicio de la carretera de Colmenar (M-607). Aunque el tiempo acompañaba, el fresco de la mañana hizo que me tuviese que abrigar un poco más de lo que pensaba: camiseta térmica sin mangas (una Spiuk de la que os hablaré en un próximo post) bajo el maillot y los manguitos en los brazos. No me sobraron, la verdad.

El carril bici estaba bastante más vacío que de costumbre. Supongo que al no apretar tanto el calor en este tiempo la gente prefiere quedarse un poco más en la cama y retrasar la salida, porque a la vuelta nos encontramos muchos más ciclistas que a la ida. Por cierto, esta ruta está tomada por las «flacas», que nos adelantaban a toda velocidad con pasmosa facilidad.

Hasta la salida de Colmenar Viejo el carril es bastante amplio. Los repechos son constantes y, aunque no demasiado complicados, si te pillan «despistado» pueden llegar a cansarte 🙂 . Hicimos unos 200 metros de desnivel en unos 7,5 kilómetros.

De Colmenar Viejo a Soto del Real

Una vez que el recorrido sale de Colmenar, cruza la M-607 y empieza a transcurrir paralelo a la M-609 hasta llegar a Soto del Real. Este tramo se estrecha ostensiblemente y la calidad del firme disminuye un poco, aunque sigue siendo muy buena. Seguimos rodando segregados del tráfico, a excepción de un par de cruces en un par de salidas de la carretera con buena visibilidad.

Nosotros dejamos la ruta al llegar a una gasolinera que hay en la M-609, a la altura del embalse de Manzanares (o embalse de Santillana). Llevábamos ya unos 25 kilómetros, así que tocaba parada técnica para unos plátanos, alguna barrita y un poco de agua.

La vuelta fue mucho más llevadera 😀 . Todo lo que se había subido para llegar a Soto tocaba bajarlo, así que pusimos plato grande y ya no lo quitamos hasta llegar al coche. Sobrepasamos los 40 km/h en varias ocasiones (sólo hay que dejar que actúe la física en las cuestas abajo, je je je).

Por cierto, aprovechamos la ruta para probar las nuevas cubiertas Maxxis Crossmark de Alejandro (iguales que las mías).

Puedes ver los datos del entrenamiento en Strava.