Hoy os quiero hablar brevemente de mi última adquisición para mi colección de zapatillas: las Specialized Skitch.

El modelo que he comprado es el de 2017, que he encontrado baratas en un outlet de Internet en el que no quedan tallas pequeñas (47 y 49 solamente). Los colores de temporadas más actuales no están rebajados y rondan los 80€ en todas las páginas que he consultado.

Las Skitch son las zapatillas ideales si usas la bicicleta a diario en tu día a día. En la página de Specialized las recomiendan para usar desde el pump track a la oficina, aunque a mi me parece un poco exagerada la parte del pump track.

Están hechas para andar, pero también para pedalear. Su diseño «casual» esconde varias tecnologías de la marca.

Compuesto SlipNot y construcción Body Geometry

Su diseño de perfil bajo aporta comodidad, pensando en que las podamos llevar vistiendo unos pantalones largos, como bien podrían ser uno vaqueros o unos chinos. También se agradece este perfil bajo, así como la ausencia de calas, a la hora de andar, ya que la zapatilla es mucho más flexible y cómoda.

La mejor cualidad de estas zapatillas está en su suela, fabricada con el compuesto de goma llamado SlipNot, que las dota de una excelente tracción y durabilidad (bueno, eso dicen, porque yo todavía no las he probado). Las zonas de más contacto con suelo y pedales vienen reforzadas.

La construcción «Body Geometry» ayuda a la hora de incrementar la potencia y reducir el riesgo de lesiones, ya que consigue una alineación mejorada de la cadera, la rodilla y el pie. Parte de esta construcción «Body Geometry» incluiría la plantilla, con recubrimiento de corcho y fabricada con un corte anatómico, así como una pequeña cuña desmontable que ayuda a elevar ligeramente el talón.

Tecnologías Lollipop y LaceLock

La mediasuela está fabricada íntegramente de espuma EVA, lo que hace que sean bastante cómodas, incluso si las llevamos puestas muchas horas. El único inconveniente es que, pera mi gusto, son excesivamente blandas, aunque ya sabéis que me salgo un poco de la norma en cuanto a mis medidas corporales. Quizás mi opinión esté un poco sesgada en cuanto a esto…

La contrucción con tecnología Lollipop aporta un buen ajuste, sobre todo en la zona superior del empeine.

Para el cierre no se han complicado mucho, recurriendo a los clásicos cordones. A mi, personalmente, me parece una decisión muy acertada, pues en un modelo de zapatilla pensado para usar a diario este tipo de cierre es mucho más discreto que un cierre de tipo Boa, por ejemplo. Hay que decir que los cordones son ligeramente elásticos (Specialized denimina a esta tecnología «Lacelock«), lo que ayuda a que éstos no se desaten y que permanezcan en su sitio a la hora de pedalear.

La zona de la puntera es resistente al agua y a las rozaduras.

Las Specialized Skitch cuentan con detalles reflectantes en la zona del talón y los laterales, lo que es un acierto si pensamos en el uso urbano al que están destinadas.

El peso declarado para una zapatilla Specialized Skitch en talla 42 es de 275 gramos.