La ruta de hoy la subo a petición popular 🙂

Allá por septiembre de 2013 nos juntamos un buen grupo de compañeros de la oficina para hacer el Anillo Verde Ciclista de Madrid (AVC-64)

¿Qué es el Anillo Verde Ciclista de Madrid?

Plano del Anillo Verde Ciclista

Plano del Anillo Verde Ciclista

El Anillo Verde Ciclista es un circuito que rodea Madrid capital. Tiene una longitud aproximada de 65 kilómetros de carril bici, con una zona separada para peatones. Es un carril pavimentado y separado del tráfico rodado.

A lo largo del Anillo, a cada kilómetro y medio aproximadamente, dispone de un área de descanso provista de instalaciones como fuentes, bancos y planos informativos del Anillo Verde Ciclista.

Su desnivel acumulado es de unos 300 metros, lo cual llama a engaño porque su recorrido está repleto de repechos.

La vuelta completa es sencilla si se está medianamente preparado a nivel físico. A una media de 15 km/h (bastante relajada) se podría realizar en cuatro horas y media.

El AVC-64 enlaza a su vez con muchas Vías Ciclistas, encargadas de conectar el anillo con varias poblaciones de la periferia.

El link “oficial” del Ayuntamiento de Madrid está aquí, y el plano se puede consultar pinchando aquí.

Nuestra experiencia en el Anillo Verde Ciclista

La familia en el Anillo Verde Ciclista

La familia en el Anillo Verde Ciclista

Pablo y yo quedamos en la estación de Metro San Francisco, en Carabanchel. Allí salieron a nuestro encuentro Juanan, Juanrra, Julio, Jorge y su amigo Óscar.

Los primeros kilómetros fueron coser y cantar, a pesar de que el recorrido nos hacía detenernos continuamente por pasos de cebra, semáforos y similares. Atravesar el parque Arias Navarro fue más sencillo, y la posterior entrada a la Casa de Campo hizo que todo fuese más fluido. De momento, cero incidentes 🙂

Salimos de la Casa de Campo por la Avda. de la Ilustración, dispuestos a dirigirnos hacia la Avda. de Arroyo del Fresno. Esta fue una de las zonas más durillas y en las que empezamos a tener que descansar mientras esperábamos a los más rezagados, que unas veces éramos unos y otras eran los otros 😀

La zona de Hortaleza fue más sencilla, hasta que llegaron las cuestas  y tuvimos que esperar a Juanan a la altura de las cocheras de la EMT, porque se perdió en una bifurcación con otra Vía Ciclista y tuvo que deshacer unos cuantos kilómetros. Por cierto, Vicente no se pudo incorporar a la marcha en este punto y tuvimos que continuar sin él.

El último tramo complicado fue el de la Avda. de Arcentales, que nos exigió bastante en una cuesta muy prolongada y que tuvimos que afrontar con las piernas “algo cargadas” a estas alturas de recorrido. A estas alturas ya nos había abandonado Juanrra, que tuvo que poner la directa para volver a casa pronto.

Final del Anillo Verde Ciclista

Final del Anillo Verde Ciclista

El parque lineal de Palomeras fue la salvación de los valientes que quedábamos, ya que nos apretamos unas cervezotas con unos buenos bocadillos en un chiringuito que había allí. Juanan se quedó allí, mientras que Jorge y Óscar tomaron otro camino hasta el tren para volver a casa.

Sólo quedábamos Pablo y yo, así que emprendimos de nuevo la marcha con cierta desgana. No hubo problemas hasta el Parque Lineal del Manzanares, donde nos perdimos y nos costó mucho encontrar la vuelta a la ruta. Hay que decir que esta zona está bastante mal señalizada y resulta fácil despistarse. Aquí metimos unos cuantos kilómetros más a nuestra ruta.

Cuando llegamos al punto de inicio tuvo lugar la frase célebre del día:

¿Y si llamo a Sara y que venga a recogernos en coche?

Dicha por Pablo mientras yacíamos en el suelo, hasta las narices de bici por un tiempo 😀

Podéis encontrar esta ruta buscando por fecha en mi perfil de Strava.