Este es el año. El año del Camino de Santiago. Por fin voy a poder afrontar uno de los retos que más se me ha resistido. En bici, eso sí.

El Camino de Santiago Francés

El Camino de Santiago Francés es la más transitado de todos los Caminos de Santiago, ya que casi todas las rutas que recorren España terminan uniéndose con él tarde o temprano.

Esta ruta (el Camino Francés) entra en España desde la ciudad francesa de San Juan de Pied de Port. Una vez en territorio español, surca el norte de la Península hasta llegar a Santiago de Compostela, recibiendo a lo largo de su recorrido a peregrinos procedentes de cualquier parte de España.

Mi historia con el Camino de Santiago

Todo empezó en 2004, cuando mi primo David y yo teníamos todo previsto para llegar al año siguiente hasta la capital de Galicia saliendo desde Ponferrada. Por aquel entonces tenía la bici recién comprada (una Boomerang Limited que me costó 50000 pelas) y todo el material necesario para afrontar el viaje: ropa, calzado, alforjas… Al final no fue posible hacerlo, pues el verano de 2005 David tuvo que examinarse de unas oposiciones y yo cambié de empresa.

Ahora, años más tarde, volvemos a la carga. Más viejos, más gordos y con menos pelo, pero también con mucha más experiencia. Será el principal reto del 2017.

El primer paso del Camino Francés

El primer paso ya está dado. Esta semana he empezado la ronda de consultas y este mismo fin de semana tengo prevista una reunión con algunos que formarán parte del “núcleo duro“, aquellos que nunca fallan a una cita de este calibre: Jose Pablo (infatigable compañero de aventuras e invitado de este blog), Chema (el profe, uno de los más expertos en estas lides) y Rob (repetidor en el Camino). Mientras tanto, varios miembros del autodenominado club Siglo XXVI ya han estado presentando la oferta al “departamento de compras“, que es como llamamos a nuestras señoras esposas, y la cosa pinta bien. De momento son Álvaro y David quienes cuentan con más papeletas, seguidos de Félix y de Ramón. Mi primo David dice que también se sube al carro, por los viejos tiempos. Ojalá que al final todos formemos parte de esta bonita aventura…

Fechas

Las fechas que estamos manejando en un principio serían alrededor de la primera quincena de junio, justo antes de que empiece el calor abrasador y poco después de que terminen las lluvias (esperemos). Una parte del grupo es partidaria de hacer la aventura en nueve jornadas, ya que bastaría con pedir vacaciones en el trabajo cinco días y empalmar los dos fines de semana. Otra parte del grupo, padres de familia la mayoría, son más conservadores y se mueven en torno a los cuatro o cinco días. Según lo que podamos conseguir cada uno de nosotros se podría optar por separarnos en dos grupos y unirnos en algún punto de la ruta.

Punto de partida

Aunque a priori la idea es hacer el Camino Francés, la duda está el número de jornadas y el punto de salida que elegiremos. La idea es partir de León, ya que es una ciudad bien comunicada en la que se pueden dejar los coches o la furgoneta, si es que al final alquilamos. Desde allí serían unas cinco jornadas en bici, pero aquellos que puedan conseguir más días podrían plantearse salir desde un punto más lejano.

Como os he dicho, estamos en las primeras etapas de este bonito reto y todavía queda mucho por decidir. Seguiremos informando, pero de momento toca recopilar información sobre el Camino de Santiago en bici. Los libros e Internet son nuestros amigos…