Ha pasado un mes desde que compré el sensor de cadencia Polar con tecnología Bluetooth Smart (también llamada BTLE). Es hora de comentaros mis impresiones.

Sensor de cadencia Polar Bluetooth Smart

La cadencia es un dato muy importante en el entrenamiento en bicicleta. La cadencia es el número de pedaladas por minuto que podemos dar sobre la bici. Es un dato equiparable al ritmo cuando corremos, salvo que lo que se mide aquí son las pedaladas en lugar de las zancadas.

Como la prueba del Speed Cell de Adidas me dejó un sabor agridulce decidí comprar el sensor de cadencia Polar Bluetooth Smart y ver si realmente las aplicaciones móviles están preparadas para trabajar con este dato.

Lo compré en Amazon, ya que fue el sitio en el que más barato lo encontré (38€): Polar Bluetooth Smart – Sensor de cadencia

La instalación es muy sencilla: con un par de bridas se sujeta a la vaina de la bici y se coloca próximo a la biela, sobre la que pegaremos un pequeño imán. Todo lo necesario viene incluido en la caja: las bridas, el imán, unas pegatinas de recambio, un pequeño soporte de goma para no rallar el cuadro, los manuales, etc…

La sincronización con el teléfono es muy sencilla. En mi caso, que tengo un iPhone 4S porque nadie me quiere regalar un 6, bastó con encender el bluetooth en el teléfono, dar un par de pedaladas para activar el sensor de cadencia y reconocer el dispositivo en la lista de dispositivos detectados en la cercanía. Fácil, rápido y para toda la familia 🙂

Capturando la cadencia con Wahoo Fitness

La aplicación que utilizo normalmente con el móvil es la Adidas MiCoach, como muchos sabréis. Últimamente ando algo mosqueado con ella porque estoy viendo que cojea mucho a la hora de montar en bici. Está muy orientada al running, algo lógico porque Adidas vende infinitamente más material de running que de ciclismo. Es por este motivo por el que la aplicación no se lleva bien con sensores más “especializados” como este sensor de cadencia Polar Bluetooth Smart: ni lo reconoce.

Este último mes he estado usando más a fondo la aplicación Wahoo Fitness y tengo que decir que estoy muy satisfecho con ella. Una cosa buena que tiene esta aplicación es que conecta con la inmensa mayoría de sensores externos, sean de la marca que sean, y además permite configurar el sensor del que obtendrás cada dato a la hora de grabar el entrenamiento: es posible obtener la distancia del GPS y el ritmo de un sensor de pie, por ejemplo.

Una vez configurado el sensor de cadencia en la aplicación (el procedimiento es similar al descrito anteriormente) veremos que nos aparece un apartado con la cadencia bien visible mientras estemos entrenando. Los datos se actualizan casi instantáneamente en la pantalla (tiene un pequeño retardo de un par de segundos más o menos).

Gráfica de cadencia en Wahoo Fitness

Gráfica de cadencia en Wahoo Fitness

La gráfica de Wahoo Fitness muestra la cadencia en forma de puntos, como se puede apreciar en la imagen superior. Lo malo de esta aplicación es que no se puede consultar desde otro sitio que no sea el móvil, por lo que casi te ves obligado a exportar el entrenamiento para poder visualizarlo con otra plataforma.

Así que eso es lo que hice: exportar el entrenamiento en formato .GPX (también se puede cargar automáticamente a Strava) y cargarlo en Adidas MiCoach. La gráfica de cadencia pasó a lucir de esta guisa:

Gráfica de cadencia en Adidas MiCoach

Gráfica de cadencia en Adidas MiCoach

La cadencia ahora se muestra en una línea continua (gris claro), aunque por las limitaciones de la aplicación de Adidas aparece como “Ritmo de zancada” y lo mide en pasos por minuto.  Resulta curioso que, aunque Wahoo dice que mi cadencia máxima fue de 122 rpm, en ninguna de las dos gráficas se refleje ese dato…

Próximamente quiero probar el sensor de cadencia con las aplicaciones de Polar (Beat y Flow). Ya os contaré mis impresiones.

Ventajas e inconvenientes del sensor de cadencia Polar Bluetooth Smart

Ventajas

  • Tamaño reducido
  • Compatible con la mayoría de aplicaciones del mercado.
  • Compatible con muchos dispositivos que tengan Bluetooth Smart (también llamado Bluetooth 4.0 ó BTLE). Puedes consultar la lista completa aquí.
  • Muy bajo consumo energético: se desactiva pasado un tiempo sin registrar el paso del imán por el sensor.
  • Colocación muy sencilla.
  • Precisión.
  • Precio. 38 € en Amazon: Polar Bluetooth Smart – Sensor de cadencia. También se vende en un pack junto con el sensor de velocidad Bluetooth Smart por 57€: Polar Bluetooth Smart – Sensor de velocidad y sensor de cadencia.

Inconvenientes

  • No se puede sustituir la batería: el sensor viene completamente cerrado para no comprometer la estanqueidad. Esto, aunque puede jugar a su favor en condiciones extremas, es una desventaja con sensores Bluetooth de otras marcas.
  • Por ahora sólo es compatible con los aparatos de gama alta de Polar: el reloj V800 y el ordenador de ciclismo V650. Los M400 y M430 de momento no lo admiten (29/07/2018).
  • Estaría bien poder cambiarlo fácilmente de bicicleta. Como va instalado con bridas, esta maniobra es complicada.