Los que seguís habitualmente la página ya sabéis que allá por junio cambié la transmisión de la bici, sustituyendo el triple plato para pasarme (por fin) al monoplato. El elegido para llevar esto a cabo fue el monoplato Race Face Single Narrow Wide.

Montando el monoplato Race Face Single

Para montarlo utilicé unas bielas que tenía por ahí perdidas de bricos anteriores, unas FSA V-Drive, a las que desmonté los tres platos para ponerle el monoplato Race Face Single.

En las bielas de tres platos, el más pequeño va atornillado directamente a las bielas, mientras que el mediano y el grande se anclan a las bielas atrapando a estas entre ellos, como si fuese un sándwich, atornillándose las tres piezas entre sí. Para montar el monoplato habría que elegir una de las dos opciones siguientes:

  1. Cambiar la tornillería por una más corta, ya que al no llevar el plato grande los tornillos quedarían holgados.
  2. Montar unos adaptadores de plato del grosor del plato grande. Además, de paso sirven para embellecer la biela.
  3. Montar un cubreplato. Sustituye al plato grande y, aunque es la opción que menos peso elimina de las tres, es la que más protege y la que más rigidez aporta al conjunto.

Mi elección fue la tercera, pues ya he sufrido malas experiencias con algún que otro descenso “subido de tono” que acabó llevándose algún diente del plato grande. Para mantener la estética del conjunto, me decidí por el Race Face Lightweight Bash Fat Tab.

A la hora de montar el monoplato Race Face, hay que tener en cuenta unas cuantas consideraciones:

  1. Compatibilidad con nuestras bielas: hay que asegurarse de que el BCD sea 64/104. Para los que no lo sepan, el BCD  (Bolt Circle Diameter) es la medida en milímetros que determina el diámetro en el que están los agujeros de los tornillos que sujetan los platos a la biela. El plato pequeño suele tener un BCD 64, mientras que los dos restantes son 104 (es el caso más extendido). También existe este modelo para bielas con BCD 110 y 130, pero esos son casos más “exóticos”.
  2. Según Race Face, el monoplato es compatible con 9, 10, 11 y 12 velocidades nada más (y nada menos).
  3. Los tamaños disponibles son  30 dientes para BCD 64 y 30, 32, 34, 36 ó 38 dientes  para BCD 104. También los hay disponibles en BCD 110 y 130.

Mi opinión

A día de hoy llevo unos cuantos kilómetros con él y sin ningún problema. La única “pega” que le pongo es que tengo la sensación de que la cadena va demasiado cruzada cuando llevo los platos más grandes engranados. No es más que eso, una sensación, pues las marchas funcionan a la perfección y no saltan en absoluto.

Monoplato Race Face Single Narrow Wide

Monoplato Race Face Single Narrow Wide

El dentado del plato es especial y está enfocado a la retención de cadena, de forma que no es necesario montar un retenedor como sucede con otros platos. La altura de los dientes es mucho más grande que en los modelos de 2 y 3 platos, ya que no es necesario dotarlo de rampas para cambiar de plato. Por eso también cuenta con el sistema narrow-wide (ancho-estrecho), que hace que los dientes encajen perfectamente con los eslabones anchos y estrechos de la cadena, haciendo que esta quede mucho más asentada sobre el plato. A mí no se me ha salido nunca la cadena desde que lo monté.

El monoplato Race Face Single está hecho de aluminio 7075 T6, lo que le da una alta resistencia. El grosor (4 mm), unido al mecanizado de la pieza hacen que pueda soportar las grandes cargas sin flexionar lo más mínimo.

Además, para aquellos a los que les guste el tunning, el plato está disponible en varios colores.