Prueba: faro delantero Sigma Sport Buster 700

Pues ahora que se han instaurado oficialmente las salidas nocturnas los miércoles por la noche con la grupeta de BoaRiders, ha llegado el momento de probar el faro Sigma Sport Buster 700.Cansado de las luces chinas que compré hace unos años y de su pobre iluminación, decidí «tirar la casa por la ventana» e invertir un poco en algo un poco más decente.

La marca Sigma Sport y su catálogo

Sigma Sport es una marca alemana con 38 años de experiencia en electrónica para las bicis. Es de sobra conocida por sus ciclocomputadores desde que en 1982 un pionero en electrónica alemán, Klaus-Peter Schendel, llevó al mercado el primer ciclocomputador de la marca: el Cyclecoach.

Fue ya en el año 2000 cuando Sigma Sport introdujo faros deportivos para mountain bike y modelos de calle, por lo que estamos hablando de una empresa con más de 20 años de experiencia en este campo.

Dentro del catálogo de iluminación de Sigma encontramos un montón de referencias, pero si nos centramos en la sección que ellos mismos denominan «Powerlights«, las más enfocadas al mountain bike, encontraremos cinco modelos:

  • Buster 100
  • Buster 200
  • Buster 300
  • Buster 700
  • Buster 2000

La nomenclatura responde a la cantidad de lúmenes que entrega cada modelo. Como podréis imaginar, el Buster 2000 es un pedazo de foco de una potencia tremenda con batería separada.

El faro Sigma Sport Buster 700

Como mis necesidades no son las de un profesional, sino que andaba buscando una luz práctica para llevar como segunda unidad colocada en el casco sin gastarme un pastón, decidí apostar por la Buster 700 por varias cosas que me gustaron a primera vista:

  • Batería integrada
  • Construcción ligera
  • Soporte compatible con los anclajes GoPro
  • Peso contenido
  • Diseño atractivo, sin resultar aparatoso
  • LED cree

Si recordáis el artículo que escribí hace un tiempo con algunos consejos para marchas nocturnas, el primero de todos era hacerse con unas buenas luces. Ahora, después de unas cuantas salidas nocturnas con la Sigma Sport Buster 700, os cuento mis impresiones.

700 lúmenes «de verdad»

Lo primero que me llamó la atención es que sus 700 lúmenes entregaban muchísima más luz que los supuestos 3000 lúmenes de mi linterna china. De acuerdo, todos sabemos que las luces chinas no destacan precisamente por su calidad (no generalizo), pero es algo que resultaba casi insultante. Diría que el haz de luz alumbraba en torno a 90 ó 100 metros por delante con una claridad muy superior a las demás luces de la grupeta. El haz de luz es claro y tiene buen ángulo y distancia bajo mi punto de vista.

El peso en el casco (145 gramos con el soporte) era mucho menor al del faro con batería que llevaba hasta entonces. Es cierto que la batería se podría echar a una mochila o riñonera, pero como yo no las suelo llevar tenía que atarla al propio casco. Ahora, gracias al adaptador que viene incluido con la Buster 700 para colocarla en el casco, el proceso es mucho más sencillo y el resultado final resulta más limpio y menos aparatoso. También viene con un adaptador para el manillar, por cierto. Y se vende por separado otro modelo de silicona, un poco menos aparatoso.

Duración de la carga

La duración quizás sea algo justa. Hay que decir que la Buster 700 tiene cuatro modos de operación: Flash, Eco, Standard y Power. Yo la suelo llevar en el modo Power, que es donde entrega los 700 lúmenes, ya que nuestras salidas de los miércoles son cortas. Nunca me ha llegado a las dos horas declaradas por el fabricante, pero es cierto que ha estado cerca todas las veces, no bajando de la hora y cuarenta y cinco minutos nunca. No está mal, teniendo en cuenta los tiempos declarados por el fabricante:

  • Power: 700 lúmenes, hasta 2 horas.
  • Standard: 350 lúmenes, hasta 4 horas.
  • Eco: 170 lúmenes, hasta 8 horas.
  • Flash: 18 horas de duración.

Cuando iba rodando por la noche y el faro se empezaba a quedar sin «chicha» suficiente para el modo Power, se activaba automáticamente el modo Standard para ahorrar batería. Podía volverse al modo Power con una doble pulsación del botón temporalmente en caso de necesidad.

Hay que decir que la Buster 700 trae una protección que evita el sobrecalentamiento bajando al modo Standard también, aunque dudo que ese fuese el motivo por el que bajaba a ese modo, ya que las noches en las que la he probado ya empezaban a ser fresquitas. El propio faro trae un disipador de calor metálico en la base que cumple bien con su función.

La batería de la Sigma Sport Buster 700

Para saber lo que nos queda de batería, la Buster 700 incorpora un indicador en el propio botón de encendido/apagado: por debajo del 71% de batería, el LED del botón luce verde, por debajo del 30% luce rojo, incluso cuando estamos cargando el foco.

Hablemos de la batería, ya que estamos metidos en harina. La batería es de iones de lítio y tiene una capacidad de 3300 mAh. Se recarga con un adaptador micro USB que no viene incluido (viene sólo el cable). Según el fabricante, la batería dispone de una protección de sobrecarga y descarga profunda.

La carga de la batería siempre me ha parecido rápida. En poco más de cuatro horas la batería estaba recargada siempre. Aunque no lo he probado, parece ser que la recarga también es posible durante su funcionamiento, algo que se agradecerá en caso de salidas que se «vayan de las manos».

La Buster 700 es estanca y resistente a salpicaduras, pues tiene protección IPX4.

El único pero de la Buster 700

Ahora os pasaré a hablar de algo que me ha convencido menos: el botón de encendido/apagado. A ver, es un botón más que correcto, pero si llevas la Buster 700 en el casco y usas guantes de dedos largos (no me quiero imaginar con unos de invierno), el tacto no resulta muy intuitivo.

El interruptor tiene un buen tamaño, más que suficiente, y además hace clic al pulsarlo. En el manillar se puede manejar muy bien incluso llevando guantes, pero en el casco es otro cantar porque el botón apenas se distingue sin mirar.

Mediante doble clic enciendes el faro y manteniéndolo apretado lo apagas. Esta función impide encender el faro por error durante su transporte en una mochila, por ejemplo. Con un clic irás cambiando los diferentes modos de luz una vez encendido.

Deja un comentario