Ha llegado la hora de jubilar mis viejos cubrebotas Northwave. Han cumplido como unos campeones, pero con el paso del tiempo he visto que lo que necesitaba era algo más que una fina membrana que me aislase del viento y del agua. Necesito más calor en los pies, y eso se consigue con la buena dosis de neopreno de los Shimano S3000X NPU+.

¿Por qué unos cubrezapatillas?

Los cubrezapatillas son la forma más económica de conseguir unos pies calientes en invierno. Con ellos no hay que hacer un desembolso como el que implica comprar unas zapatillas de invierno. Lo que ocurre es que, como casi siempre que hablamos de accesorios ciclistas, hay un mundo de opciones disponibles ahí fuera.

Durante varios años he ido probando distintas combinaciones. Empecé por unos calcetines gruesos de lana merino, luego probé las punteras y más tarde los calcetines de membrana. Ninguno de ellos consiguió quitarme el frío de los pies en los días más fríos. Hasta que probé los cubrebotas (o cubrezapatillas, como los queráis llamar).

Hace un par de años me compré unos Northwave  y tengo que decir que, combinados con unos buenos calcetines de invierno, cumplen su función. Estos cubrezapatillas no eran más que una membrana impermeable que, una vez ajustada a la zapatilla, impedía el paso del aire y del agua en las salidas de invierno. El calor ya te lo proporcionaban los calcetines.

Cubrezapatillas Shimano S3000X NPU+

Cubrezapatillas Shimano S3000X NPU+

Shimano S3000X NPU+

El caso es que mis cubrezapatillas anteriores están llegando al final de su vida útil por el trote acumulado de estos años de MTB, así que los he sustituido por unos Shimano S3000X NPU+, mucho más gruesos y enfocados al MTB que los anteriores.

Aunque Shimano es más conocida por la calidad de sus componentes, tienen una gran variedad de cubrezapatillas que no le van a la zaga. El Shimano S3000X NPU+ y su hermano de carretera (el S3000R) se sitúan en el tope de la gama de la marca japonesa.

Ya he tenido la oportunidad de hacer un par de salidas largas con ellos y tengo que decir que me han sorprendido gratamente por varias cosas.

Lo que más me gusta de ellos es lo bien que mantienen el calor. Están fabricados de una capa de neopreno de tres milímetros recubierta de poliuretano, lo que facilita mucho la limpieza al final de la ruta porque la suciedad no se queda adherida a la superficie pero también hace que no puedan lavarse a máquina. Sobra decir que son totalmente impermeables.

Tienen una altura considerable, por lo que en muchos casos llegan a cubrir el calcetín por completo. Esto, unido a una rigidez algo más alta por el grosor del neopreno, pueden hacer que algunos bikers no se encuentren del todo cómodos con ellos. A mí me gusta la sensación de llevar el pie abrigado y sujeto, pero es cierto que esto puede llegar a agobiar a alguien. Para gustos, los colores.

Están diseñados mediante modelado 3D, por lo que están pensados para ajustarse muy bien a la mayoría de zapatillas de montaña que hay en el mercado gracias a sus paneles frontales y laterales. En Shimano lo llaman OPC (Optimal Panel Construction). Yo lo he probado con mis maltrechas Specialized BG Sport y con mis nuevas Northwave Extreme Tech Plus  y ajustan francamente bien en ambas. Calzárselos es algo más complicado: su ajuste es tan bueno que toca pelearse un rato para meter el pie por la zona trasera. La suela es abierta y se cierra mediante un velcro reforzado, algo que facilita las cosas ligeramente.

La única costura que llevan está totalmente sellada en el interior para impedir que entre el agua y a la vez evitar rozaduras en el maillot y/o los calcetines. En la parte superior llevan un velcro para ayudar a que la cremallera permanezca en su posición. Por cierto, un detalle que puede parecer irrelevante pero que no lo es: la cremallera es YKK. Para los que no lo sepan: YKK es el mejor fabricante de cremalleras del mundo.

La durabilidad creo que va a ser buena porque vienen reforzados con kevlar en la puntera, el talón y los laterales. Esto es importante, ya que tarde o temprano nos tocará echar pie a tierra. Yo lo he hecho en varias ocasiones y de momento todo sigue en su sitio 🙂

Están disponibles en amarillo neon y en negro, que son los que yo tengo. Aunque la visibilidad de los primeros es mucho más elevada, ambos tienen una buena cantidad de elementos reflectantes que aseguran ser vistos en malas condiciones.

En la parte negativa podríamos meter el diseño y el precio. Personalmente no me parecen los cubrezapatillas más bonitos del mercado. Los gráficos podrían haber dado algo más de juego, pero eso es algo secundario si damos prioridad al hecho de llevar los pies calientes y secos.

El precio es la otra desventaja, ya que estos cubrebotas juegan en la parte alta de la tabla. Yo pagué 45€ en Decathlon, pero en Amazon tenéis los Shimano S3000X NPU+ algo más baratos (bajo el nombre de Shimano Endure NPU+, aunque el modelo es el mismo).