Hace poco tuve que cambiar mi recién montada cubierta Maxxis Crossmark LUST por culpa de un reventón. Como en la tienda en ese momento no había stock de mi cubierta, me decidí por una Continental X-King con cámara antipinchazos.

Sabéis que soy un enamorado de las cámaras antipinchazos de Slime, pero por no esperar a que las repusieran en la tienda y no perderme la salida de esa semana monté una Michelin Protek Max.

Primeras impresiones de la Michelin Protek Max

Según la saco de la caja me llevo la primera (grata) sorpresa: la cámara viene tan limpia que dan ganas de comérsela en vez de montarla en la llanta 😀

La segunda cosa que llama la atención es que viene llena de pequeños bultos de distintas formas y tamaños en toda su superficie de contacto con el neumático. Más adelante os explico porqué.

La tercera y última llamada de atención viene de su forma, ya que los contornos no son curvos sino cuadrados.

Gracias a todas estas novedosas características, la gente de Michelin nos promete un par de mejoras respecto a otras cámaras:

  1. Máxima resistencia a los pinchazos: gracias al dibujo granulado, la cámara reacciona se comprime en caso de pinchazo. El agujero «se cierra» naturalmente. Por si esto no fuera suficiente, el líquido autosellante de su interior se encarga de sellar por completo cualquier pinchazo o pellizco de la cámara.
  2. Facilidad de montaje: su forma cuadrada hace que la cámara se asiente mejor en el fondo de llanta. Se coloca fácilmente y no se retuerce en el montaje como el resto de cámaras.
    La gente de Michelin asegura que la Protek Max mantiene la presión mucho mejor que las cámaras normales. De hecho, afirman que hay que hincharla la mitad de veces que otras.

El peso es ostensiblemente inferior al de las cámaras Slime porque traen bastante menos líquido sellante en su interior.

Mi opinión de las Michelin Protek Max

Suspenso. Es el primer artículo de Michelin que no me gusta.

Sólo me han durado la salida de Talajara 2015. 121 kilómetros y… ¡pinchazo! 😀

Al ir a sacar la bici de la peque me fijé que mi rueda delantera estaba en el suelo. Tras desmontarla pude ver que el líquido sellante del interior se había salido y se encontraba en el interior de la cubierta.

Lo bueno es que el obús de la válvula era desmontable, por lo que hubiera podido aprovechar de nuevo la cámara rellenándola de líquido sellante. Como todavía tenía válvulas y algo de líquido para tubeless en casa, aproveché y monté la cubierta sin cámara.

En resumen: un producto con muy buena presencia. La calidad del producto se nota en todo momento: los acabados son magníficos y la cantidad de tecnología que aporta es mucha, pero si te gastas cerca de nueve euros en una cámara antipinchazos lo mínimo que le pides es que haga lo que se supone que tiene que hacer: eliminar la fuga de aire y no deshincharse.

En Amazon tienen disponibles las Michelin Protek Max, por si aún así os atrevéis a darles una oportunidad.