Hoy os voy a hablar de los T3 Light Hiking Shorty, un modelo de los más vendidos de mi marca favorita de calcetines: Lorpen.

La marca Lorpen

En casa conocimos Lorpen cuando Esther, una amiga y compañera de mi mujer, empezó a regalarle algunos pares de calcetines. El padre de Esther trabajaba en una conocida tienda de deporte en Madrid y de vez en cuando nos los regalaba, algo a lo que siempre estaremos agradecidos. Sobre todo mi mujer, a la que le encantan los modelos de invierno.

La marca Lorpen nace allá por 1997 en Navarra, dedicándose exclusivamente a la confección de calcetines deportivos desde sus orígenes,
especialmente para esquí, montañismo y alpinismo. Desde entonces, la marca ha recibido multitud de reconocimientos a su calidad y capacidad de innovación. Es la marca líder nacional, con implantación propia en Norte América y presencia en más de 50 países a través de agentes y distribuidores.

Actualmente, Lorpen pertenece al mismo grupo que otras conocidas marcas textiles: Ternua, más dedicada al outdoor, y Astore, orientada al sportswear.

Los calcetines Lorpen T3 Light Hiking Shorty

Desde el principio, Lorpen se propuso solucionar el principal problema de todo montañero: la humedad del pie. Un pie húmedo es el principal motivo de rozaduras, ampollas y mal olor. Muchas veces, además, es el causante de la aparición de hongos. En invierno la cosa es aún más grave, ya que un calcetín mojado implica aumentar la sensación de frío y, en condiciones extremas, causar congelación.

Hay muchos calcetines con un solo hilo en el mercado (T1). Normalmente son los modelos más económicos, dependiendo de su mejor o peor fabricación.

La mayoría de los calcetines de los llamados «técnicos» llevan dos capas de hilo (T2). Por lo general, se combina una capa de fibra hidrófoba con una de fibras hidrófilas. La primera capa extrae la humedad del pie mientras que la segunda capa empuja la humedad hacia el exterior de los calcetines donde puede evaporarse. Algunos llevan también refuerzos de Nylon en zonas concretas.

Pero sólo la tecnología T3, exclusiva de Lorpen, permite obtener el máximo rendimiento de cada capa de hilo para un máximo beneficio.

Tecnología T3 de Tres Capas

En los T3 Light Hiking Shorty lo consiguen con el uso de una tecnología de tres capas. Tres capas de distintas fibras que trabajan como un todo para conseguir una comodidad y control de la humedad excelente.

La primera capa, la que está en contacto con la piel, está hecha de Tencel, una fibra biodegradable hecha a partir de árboles de cultivo sostenible. Esta capa proporciona suavidad y comodidad al calcetín.

La segunda capa es de Coolmax. Su finalidad es evacuar el sudor al exterior, fuera del contacto con la piel. Esto crea una sensación de sequedad y frescor muy reconfortante.

Por último, la tercera capa está formada por refuerzos localizados de Nylon y de Lycra. El nylon es el encargado de aportar resistencia y durabilidad en las zonas de rozamiento del calcetín (principalmente en puntera y talón, pero también en zonas laterales), mientras que la Lycra es la encargada de hacer que el calcetín se mantenga en su sitio y no sea «absorbido» por el calzado.

Construcción

En la construcción del calcetín se pueden observar varias zonas diferenciadas.

Zona de ajuste: el calcetín tiene un ajuste más apretado alrededor del arco (empeine) y la parte superior del pie. Esto es así para asegurar el calcetín en su sitio, al mismo tiempo que favorece el flujo sanguíneo.

Área de ventilación: la parte superior está construida con un tejido de malla abierta, que favorece la ventilación y permite que el calor generado por el pie se «escape».

Área de protección: la amortiguación adicional en determinadas zonas (como talón o maleolo) permite una mejor protección contra golpes y rozaduras, al mismo tiempo que alarga la vida útil del calcetín.

Protección de los maleolos: la articulación añadida cerca del tobillo permite que el calcetín se estire.

Características:

  • Construcción en 3 capas: 35% Tencel, 40% Coolmax, 15% Nylon, 10% Ea. Lycra.
  • Muy transpirables, gracias a que las fibras Coolmax absorben la humedad de los pies y la evacuan hacia el exterior.
  • La Lycra evita que se resbalen, manteniendo el calcetín en la posición correcta en todo momento.
  • Estructura de malla abierta, que sirve para refrigerar los pies durante el ejercicio.
  • Costuras planas y totalmente integradas en la construcción del calcetín para evitar irritaciones.

Conclusiones

Este excelente tratamiento de la humedad hace que los T3 Light Hiking Shorty sean aptos para llevarlos en largas caminatas durante cualquier época del año, aunque en la web de Lorpen aparecen recomendados para la temporada de primavera/verano.

Conviene indicar que estos calcetines están pensados para aquellas personas que prefieren llevar calzado bajo en sus salidas, en lugar de botas de senderismo. De ahí su nombre («shorty»). Yo los utilizo mucho en las salidas que hacemos con la bici durante varios días (como el Camino de Santiago), no tanto para pedalear (que también, aunque no es lo suyo), sino para esos momentos de descanso entre jornada y jornada. Me encantan porque nunca se mueven y tienen el tamaño justo.

Los Lorpen T3 Light Hiking Shorty están disponibles en Amazon. Personalmente los veo un poco caros al precio que los venden allí (24€ al día de la redacción de este post). Un precio recomendable podría rondar los 15€, aunque si tienes suerte como yo puede que te los encuentres en algún centro de oportunidades de El Corte Inglés a sólo 6€ el par (colores de temporadas anteriores, claro). Me llevé cuatro pares a casa, no digo más.