CamelBack Podium Chill

CamelBack Podium Chill

Otra cosa que estrené en la Riaza B-Pro: la botella (o el bidón, como más os guste) de agua.

Ya tenía un poco maltrecha la mía, así que aproveché mi visita a la tienda la pasada semana y compré la que me recomendó el chico de la tienda: una CamelBak Podium Chill. En un principio me echaba para atrás el precio (15€), así que le pedí una botella de “las de toda la vida” (6€). Cuando llegué a caja a pagar me dio por abrir la botella y eso no olía más que a plástico. Ya sabéis de qué os hablo: ese olor que luego dura toda la vida de la botella y se te mete por la nariz cada vez que vas a dar un trago. Decidí dar marcha atrás y cambiarla por la CamelBak. Ahora ya se que fue una buena elección.

Descripción del CamelBack Podium Chill

La Podium Chill es una botella de agua para llevar en la bici con una peculiaridad: está dotada de una doble pared que mantiene la temperatura del líquido el doble de tiempo que las botellas normales, pues entre pared y pared hay una capa aislante muy ligera.

La segunda peculiaridad de la botella está en la boquilla. Camelbak introdujo la boquilla Jet-Valve allá por 2008, intentando llevar una tecnología parecida a la que usaban en sus exitosas mochilas de hidratación a sus botellas. Esta boquilla tiene una válvula que se abre para soltar agua cuando apretábamos la botella automáticamente y se cierra por completo al dejar de presionar. Me recuerda a la válvula del ketchup Heinz 😀

La tercera y última novedad es el material con el que se ha fabricado la botella. En CamelBak han utilizado lo que ellos denominan TruTaste, un polipropileno (plástico, para los amigos) que tiene un tratamiento antibacteriano que impide que la botella desprenda olor y se ponga verde con el paso del tiempo a causa de las bacterias. A este tratamiento lo llaman HydroGuard, y con él también garantizan que no se altera el sabor del líquido que lleves en la botella.

Esta botella tiene una capacidad de 610 ml. El peso es bastante contenido: 110 gramos. Ligeramente superior a de una botella convencional, aunque pesan mucho más sus ventajas que esos 30 ó 40 gramos de más.

Mis impresiones

Todo lo que os he descrito anteriormente se cumple al dedillo. La botella no altera en absoluto el sabor del agua, hace que se caliente mucho más lentamente y la boquilla es una gloria a la hora de llevártela a la boca.

Hay que aclarar que la boquilla tiene dos posiciones: abierta y cerrada. La posición de cerrada es útil a la hora de transportarla en el coche, por ejemplo, pero en ruta se puede ir todo el tiempo con la posición abierta porque la válvula impide el goteo o derramamiento del agua. Además, es mucho más rápido y sencillo beber agua directamente si está en esa posición, en lugar de tener que girar la boquilla para abrir cada vez que queramos beber.

Sobre la forma de la botella, decir que me dio la sensación de ser más estrecha que una botella convencional. También es más alta, pero esta forma hace que se mueva más en ruta. Es cierto que la Riaza B-Pro es un recorrido bastante bacheado y algo complicado para estas botellas (no os imagináis cuántas vi en el arcén), pero si el portabidón no es “de los buenos” hay que echarle un ojo cada cierto tiempo a la botella para asegurarnos de que no la hemos perdido.

Otro inconveniente que le veo a esta botella es que en la boquilla se acumula mucha suciedad. Es cierto que este problema en inherente al sistema de cualquier boquilla, pero en la de la Podium se acentúa especialmente. Al tener un grosor considerable tiende a acumular la porquería, aunque se limpia con mucha facilidad. Una cosa buena es que los materiales son resistentes al lavavajillas (bandeja superior) y a la lejía.

Por cierto, una última ventaja que no os he mencionado: también mantiene la temperatura de las bebidas calientes. Aunque en la bici no solemos llevar bebidas calientes, sí que puede ser de utilidad en alguna jornada invernal por la sierra, por ejemplo.

El precio de esta botella ronda los 15€ (eso es lo que me costó a mí). También existe una versión Podium (no isotermo), “Big Chill” (de 750 ml) y “Ice” (con un aislante más grueso, que conserva la temperatura el doble de tiempo que la Podium Chill).

En Amazon los tienen mucho mejor de precio. Si estáis pensando en comprar una, echad un vistazo antes por allí.