La semana pasada murieron mis auriculares bluetooth. Aguantaron de lo lindo, teniendo en cuenta que son los que solía usar para entrenar en el rodillo, con lo que eso supone en cuanto a exposición al sudor (los airpods los reservo un poco más). El caso es que a rey muerto, rey puesto: ya llevo unos días usando los Susnstech Wavepods, así que os voy a dar mi opinión sobre ellos.

A priori suponen un salto de calidad (por lo menos el precio indica que juegan en otra liga) respecto a los anteriores.

Características técnicas Sunstech Wavepods

Os voy a detallar un poco por encima las características técnicas de estos auriculares, que veo que en la página de Amazon no vienen actualizadas y pueden inducir a error.

Lo más importante es que estos auriculares utilizan la versión 5.0 de bluetooth, que tiene mucha más capacidad de transferencia y mayor alcance que la bluetooth v4.2. Eso no significa que la calidad de la música vaya a ser mejor, pero sí que, en teoría, será más sencillo emparejar los auriculares y que el alcance será mucho mayor (hasta 10 metros en interior, según la marca).

En cuanto al audio, decir que los Sunstech Wavepods son compatibles con perfiles HFP, HSP, A2DP y AVRCP. El sonido me parece bastante aceptable (no soy un experto), aunque creo que suenan más bajo que otros modelos.

Otra característica es que tienen micrófono integrado en cada uno de los auriculares, por lo que se pueden hacer llamadas con ellos y manejar todas las funciones (contestar / finalizar / rechazar / transferir una
llamada / llamada en espera / remarcación de llamada /
marcación por voz / silenciamiento…).

La autonomía no es uno de los platos fuertes de este modelo. Según la marca, cada auricular lleva una batería de polímero de litio de 43 mAh, que debería dar una autonomía de unas 2:15 horas en uso. Yo, en realidad, no he llegado nunca a pasar de la hora y media. Desconozco el motivo, aunque quizás el usarlos en modo estéreo tenga algo que ver.

Usabilidad: el punto flaco de los Sunstech Wavepods

Y es que esto enlaza con uno de los principales inconvenientes que le he encontrado a los Sunstech Wavepods: su usabilidad no es todo lo sencilla que debería ser. Por ejemplo: nada más abrir la caja encontramos un papel con unas indicaciones que indican cómo hacer la primer sincronización con nuestro dispositivo. Resulta que hay que quitar una pegatina de plástico en cada auricular (la que sirve para proteger el contacto de carga), poner los auriculares en su estuche de carga para que se enciendan automáticamente y esperar a que el auricular izquierdo se conecte con el derecho.

Una vez sincronizados los auriculares entre ellos, hay que proceder a enlazar sólo el auricular derecho con el móvil. Esto es así porque el que «controla» la pareja de cascos es el derecho, desde el que haremos todas las gestiones con el móvil. En un principio parece una operación sencilla, pero ya os digo que a mi me llevó tres intentos para que los auriculares sonasen en modo estéreo. Si no se hace esta operativa, los auriculares estarán configurados en modo mono.

Una vez hecho el emparejamiento inicial, los auriculares se conectan automáticamente al sacarlos del estuche de carga: primero se enlazan entre ellos y luego con el dispositivo en que se hayan usado. Yo tuve problemas al emparejarlos con mi iPhone 6S, ya que se seguían conectando automáticamente a él a pesar de estar apagados y cargando en su estuche. Este problema desapareció al emparejarlos con un iPad.

Ergonomía

En la caja, aparte de los auriculares y de varios manuales de instrucciones, encontraremos también el estuche cargador (con una batería de polímero de litio de 220 mAh, que da para 2 cargas), el cable USB y dos juegos de almohadillas de tamaño pequeño y grande (las medianas vienen instaladas por defecto).

Estas almohadillas son el único ajuste que podremos hacer en los auriculares para que esos no se caigan durante el ejercicio. Yo, de momento, sólo los he usado para entrenar en el rodillo, pero no creo que este sistema sirva para retener los auriculares en la oreja si los quieres usar para correr, por ejemplo. El ajuste es bueno, una vez has dado con la medida ideal de almohadillas. El poco peso y la forma de los auriculares ayuda a que estos se lleven de una forma cómoda.

Tampoco se cómo aguantarán el paso del tiempo y si la resistencia al sudor y/o humedad estará a la altura. Eso es algo que iré viendo con el tiempo. De momento, a pesar de sus carencias, estoy contento con ellos.