Último pesaje del año. En el peor momento, en el punto álgido del desparrame navideño. De momento, el menor de los males…

La semana con Pronokal

Esta ha sido la semana más dura desde que empecé con el Método PNK. Hoy he pesado 104,1 kilos, lo que en el lenguaje universal de los números significa que he engordado 2,3 kilos. Y a pesar de ello estoy contento.

Estoy contento porque ha sido la semana de más excesos de lo que va de régimen. Empezando por la cena del miércoles pasado (nochebuena), siguiendo por la comida de navidad del jueves, un par de cenas mal hechas el fin de semana y la de anoche. Poco castigo me parece haber subido sólo 2 kilos…

Lo que también me ayuda a estar contento es ver que de esos 2,3 kilos sólo hay 500 gramos más de grasa (según mi báscula, claro). El resto puede que sea por mis tres días de gimnasio, ya que siempre que recupero la rutina de volver al ejercicio tiendo a pesar más los primeros días. Es el clavo ardiendo al que me agarro, je je je.

El IMC esta semana tiene un pequeño repunte hasta 26,1.

Intentaré capear de la mejor manera posible la comida de esta noche y la comida de mañana. La semana que viene me conformaría con volver a pesar lo mismo que hoy.

No os aburro más, que hoy no es el día para leer estas cosas. 😀

Feliz 2015 a [email protected]!