Tercera potencia que le cambio a la bici en un mes. Y es que es un componente al que no solemos prestar mucha atención, cuando juega un papel fundamental a la hora de ajustar la posición del ciclista sobre la bicicleta. Su forma y tamaño influyen directamente sobre la altura del manillar.

La potencia (o tija del manillar) es la pieza que une el manillar con el tubo de dirección de la horquilla. Básicamente existen dos tipos: roscadas y ahead.

Potencia roscada

Las de rosca son aquellas que se insertan directamente en el tubo de dirección, que va roscado. El tubo de dirección no sobresale del tubo frontal del cuadro. Son las más tradicionales de las dos y se usan mucho en bicicletas urbanas y retros.

Ofrecen una ventaja respecto a las ahead, y es que permiten ajustar la altura del manillar jugando con la proporción de la potencia que introduciremos en el tubo de la horquilla.

Potencia ahead

Las ahead son el estándar actual. Estas potencias tienen forma cilíndrica y se ajustan sobre el eje tubo de la horquilla, que sobresale del tubo frontal de la bicicleta. El tubo de la horquilla no tiene rosca alguna. Lleva un par de tornillos que aprietan el tubo de la horquilla y el «exceso» de tubo de la horquilla se suele cortar por motivos estéticos. Esto hace que el ajuste posterior de la altura del manillar sea más complejo que con las potencias roscadas.

Aunque el grosor estándar de estas potencias es 1 1/8 pulgadas, últimamente se está tendiendo al uso de 1,5 pulgadas porque en teoría aportan más rigidez.

La principal ventaja de este sistema es que hay infinidad de modelos de potencia que varían en longitud y angulación, y gracias a esto podemos ajustar la altura y distancia del manillar.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Influencia de la longitud

Una longitud más corta de la potencia hará que vayamos más erguidos, mientras que si es más larga lograremos el efecto contrario. Para una conducción más agresiva es mejor una potencia larga, aunque ir erguido es mejor para las bajadas. Una potencia más corta implica un mejor manejo del manillar y más control sobre la bicicleta.