Partes de un cuadro de bicicleta

Foto cortesía de A7design1

El cuadro es la pieza más importante de una bicicleta. El «alma». Es la pieza a la que se unen todas las demás para formar la bicicleta.

Hay muchos factores a tener en cuenta a la hora de comprar un cuadro: el material con el que está hecho (aluminio, carbono, acero…), si es rígido o de doble suspensión, la talla y la geometría. Esta última viene determinada por el ángulo del tubo de dirección y el del tubo del sillín. Junto a la longitud de las vainas son las medidas más importantes a tener en cuenta, pues influyen directamente sobre el comportamiento dinámico de la bicicleta.

Os dejo un listado con las denominaciones de las partes principales de un cuadro de bicicleta. Generalmente valen para todo tipo de bicicletas, ya sean de montaña, paseo, carretera, triatlón…

  1.  Tubo de dirección: el tubo sobre el que se monta la horquilla.
  2. Tubo horizontal o superior: el que une el tubo del asiento con el tubo de dirección.
  3. Tubo inferior: une el tubo de dirección con el eje del pedalier.
  4. Caja de pedalier: donde se monta el eje de pedalier y las bielas.
  5. Tubo vertical o de asiento: donde se inserta el poste del asiento.
  6. Vainas inferiores o tirantes: unen la caja del pedalier con la rueda trasera. 
  7. Vainas superiores: unen el tubo del asiento con la rueda trasera.
  8. Punteras: unen las vainas.

Dentro de los cuadros de montaña podemos encontrar los de doble amortiguación, también llamados suspendidos en algunos casos. Aquí encontraríamos una parte más: el basculante. El basculante es la parte móvil que se encuentra en reposo relativo gracias al amortiguador trasero.

Foto cortesía de: A7design1 cc