Los que me conocéis sabéis que soy un tío raro con esto de las zapatillas. Aunque tengo unos cuantos pares, no me considero un “sneakerhead” o coleccionista porque siempre me compro las zapatillas para utilizarlas y no hago grandes derroches ni locuras para comprar tal o cual modelo. Nunca he contado todos los pares que tengo, pero son unos cuantos “deslocalizados” por todos los pisos en los que me dejan meter alguna “cajita” del 47,5. Quizás por esto de no considerarme a mí mismo como un sneakerhead nunca había prestado atención a la línea SB de Nike.

SB hace referencia a la línea de SkateBoarding de Nike, una especie de submarca en la que aglutinan todos sus productos relacionados con el skate. Nació como marca en 2002 ,cuando Nike se dio cuenta de que la gente del skate no valoraba sus productos de skate al no considerarla una marca identificada con el monopatín, al contrario que VANS, DC Shoes, Globe, Emerica, etc…

El paso siguiente fue fichar a skaters de renombre: Paul Rodriguez, Lewis Marnell, Eric Koston, Stefan Janoski… El caso es que mis suegros (que no conocen a ninguno de estos señores) me regalaron el último modelo de la serie Janoski para mi cumpleaños: las Nike SB Stefan Janoski Max. Fue algo tan sencillo como acercarse al FootLocker de la calle más comercial de España y preguntar por lo último que acabase de llegar, que su yerno ya tiene muchas zapatillas 🙂 El color no podía ser otro que el “Light Crimsom“, a pesar de que también las había en negro y azulón…

Janoski diseñó su propia zapatilla en 2013: la Nike SB Zoom Stefan Janoski, que fue un auténtico éxito de ventas. Tuvo multitud de variantes gracias a muchas combinaciones de colores y materiales. Las Janoski Max son una especie de evolución de este modelo, aunque este modelo está más enfocado al streetwear que al skate bajo mi punto de vista, aunque Nike la siga englobando en la serie SB.

La cámara de aire Zoom deja paso a una unidad Max Air visible en el talón y a un profundo estriado (que recuerda mucho al Free, por cierto) en la parte delantera, algo que prácticamente la inhabilita para el monopatín. La mediasuela está hecha de Phylon, una espuma más ligera y absorbente que el EVA tradicional.

El upper está construido en una única pieza de malla sintética muy abierta y transpirable, lo que unido a la mediasuela tan blanda que os he comentado en el párrafo anterior da como resultado una zapatilla extremadamente cómoda para este veranito  que está a punto de empezar. Los colores alegres y el diseño tan limpio también ayuda.

Por cierto, un apunte para los que estén pensando en comprarla: la zapatilla talla bastante grande.

Si pensáis comprarlas online, echad un vistazo en Zalando. Los envíos y devoluciones son gratuitos, algo que se agradece mucho si compras por Internet (así te aseguras de acertar con la talla sí o sí): Nike SB Zoom Stefan Janoski