Nike Free RN 5.0 Shield: reverdeciendo viejos laureles

En este post voy a hablar de mi última adquisición a día de hoy para la colección, que ya no se por qué número va: las Nike Free RN 5.0 Shield.

Los que me conocéis y lleváis un tiempo siguiendo el blog sabréis la predilección que tengo por la gama Free de Nike, de la que he tenido modelos desde su aparición (allá por 2001, ojo), cuando nadie apostaba por estas suelas de cuadritos tan extravagantes. Por cierto, todavía tengo las Free Flyknit sin estrenar, soy un desastre.

Por más que lo he intentado en el pasado, nunca he conseguido engancharme al running. Pero sí a sus zapatillas, a las que nunca me resisto si se me pone a tiro una buena oferta, como sucedió en esta ocasión con las Nike Free RN 5.0 Shield. No me las he comprado para correr, sino porque me encanta esa sensación de comodidad que transmiten.

¿De qué van las Nike Free?

Parece que después de varios años, Nike quiere recuperar el trono perdido en el mundo del running. Han sido pioneros en la implantación de la placa de carbono, que tanto ha dado que hablar desde que se intentó batir el récord de correr la maratón por debajo de las dos horas. Para esta misión, Nike ha vuelto a la carga con su gama Free, dotándola de modelos interesantes como no tenían desde hace años (posiblemente desde esas Flyknit que tengo en la caja).

Como ya os comenté en ese post de hace años, la gama Free está orientada a esos corredores que buscan la sensación de correr libres, barefoot. Las Nike Free RN 5.0 Shield transmiten dicha sensación, pero me da la sensación de que son un modelo con los que va a ser difícil superar los diez kilómetros de distancia al correr.

En realidad, estas zapatillas no son más que la adaptación invernal de las Nike Free RN 5.0, a las que añaden materiales repelentes al agua, así como pintura reflectante en determinadas zonas y una lengüeta más cerrada para evitar la entrada de agua y viento.

Como aquellas, se trata de una zapatilla orientada al natural running, por lo que apenas cuenta con protecciones o estabilizadores en el upper que den soporte a la pisada. Además, su suela súper flexible intenta reflejar el movimiento natural de nuestro pie al pisar el asfalto. Vamos, que si no tienes una musculatura del pie bien desarrollada (o una técnica de la leche) vas a tener que esforzarte mucho para correr con ellas.

El upper de las Nike Free RN 5.0 Shield

Lo que para mi, que busco ir cómodo en el día a día, es una ventaja, puede convertirse en un inconveniente para un corredor: lo primero que notas al calzarlas es la poca estructura y un fino cordón que lo único que hacen es unirnos a una media suela. El único punto en que se nota un poco de sujeción es en la parte media del empeine, que no es suficiente para evitar que el pie vaya «suelto» en la zapatilla.

El diseño de la parte superior está pensado para resistir a los elementos durante los meses más lluviosos. Usan un material impermeable en la parte exterior, lo que sumado a las costuras selladas impide que entre el agua. La lengüeta, como he dicho antes, está integrada, formando una especie de botín interior.

El sistema de cordones es asimétrico para liberar la presión en el empeine. Además, al no tener talonera, se disfruta de una mayor sensación de libertad sin notar una pérdida de sujeción significativa. La zona del collarín es bastante ceñida, lo que puede hacer que los que tengan unos tobillos tirando a gruesos (como el que suscribe) puedan sentir molestias en las primeras puestas, algo que tiende a desaparecer con el uso.

La suela

La suela me parece, como en casi todos los modelos Free, el punto fuerte de estas zapatillas. Esta vez han hecho una nueva evolución, introduciendo formas mucho más redondeadas que en los modelos precedentes, acompañadas por unos cortes estratégicos y mucho mejor ubicados en mi opinión.

Llama la atención ver lo generosa que es la zona del talón, a diferencia de muchos otros modelos de zapatillas. Tienen formas amplias y cómodas para lo que vemos habitualmente en este estilo de zapatillas «minimalistas».

Aunque el drop (diferencia de altura entre el talón y la puntera) de las Nike Free RN 5.0 Shield es de seis milímetros, la sensación es que al andar el pie parece que pisa más plano que en otros modelos de zapatillas.

No tienen cámara de aire ni espumas de nueva generación, sino que están hechas del clásico phylon bastante firme. Además, como en la mayoría de modelos Free, el caucho de la suela exterior brilla por su ausencia, ya que sólo tienen unos pequeños refuerzos en el talón y en el interior de la puntera.

Si os gustan, las podéis comprar aquí.

Deja un comentario