Vaya comienzo de 2019 que llevo. La semana pasada fueron las Reebok ATR Talkin Krazy II las que causaron baja en la colección, y ayer fueron las Nike air Presto Faze que guardaba a buen recaudo desde el 2002. El pegamento dijo basta, lo que hizo que el upper se separase completamente de la suela.

Aunque no eran mucho de mi agrado, guardaba las Nike Air Presto Faze Triple Black como oro en paño. Vaya este post como homenaje póstumo.

Historia de las Nike Air Presto

Cuenta la leyenda que fue el diseñador de calzado Tobie Hatfield el que puso la semilla para la gama Presto en un viaje que hizo a Corea allá por 1996. Al parecer, lo que más le pedían los corredores eran unas zapatillas con una adaptación total, hasta el punto de que pudiesen llegar a sentirse tan cómodos como con unas zapatillas de andar por casa. Adaptar la zapatilla l pie y no al revés.

En 1999 Nike lanzó la Nike Air Zoom Drive, desarrollada con muchas de las ideas que darían forma a la Nike Air Presto el año siguiente. Aunque su diseño era tradicional, ya incorporaba un interior sin costuras y un upper hecho de malla elástica, así como un diseño de talón revolucionario.

Fue en el año 2000 cuando las primeras Nike Air Presto vieron la luz, después de superar el importante escollo que fue encontrar el material ideal para que el upper tuviese consistencia. Tras descartar el neopreno, la malla médica fue la elegida por su bielasticidad (se estiraba en todas direcciones).

La estabilidad corría a cargo de una especie de “jaula” con cordones en la zona media, que se prolongaba hasta el talón en forma de refuerzo externo. De esta manera, la puntera quedaba totalmente liberada para dotar a la zapatilla de su comodidad característica.

El origen del nombre también fue muy original. Se escogió “Presto” basándose en la expresión que usan los magos (americanos, claro) para hacer alusión a un cambio repentino que tiene lugar frente al público sin que éste sea capaz de entender cómo ha ocurrido: “presto change-o” o “presto chango“. Porque claro, al calzarte las Nike Air Presto pasabas inmediatamente a una sensación de comodidad sin igual…

Otra curiosidad de las Air Presto es que se comercializaban como “la camiseta para los pies“, lo que también se reflejaba en el tallaje singular que tenían: de XXS a XXL en lugar de tallas numéricas clásicas.

Las Nike Air Presto Faze

Las Nike Air Presto Faze salieron al mercado en 2001 – 2002 como una evolución de las Nike Air Presto. La principal diferencia con estas era la ausencia de cordones, ya que la “jaula” de TPU elástico esta vez envolvía el empeine por completo y llegaba hasta el talón para dar soporte a la zapatilla.

Personalmente me resultaban algo incómodas, ya que yo tengo el empeine bastante alto y el empeine me resultaba demasiado apretado. Pensé que con el tiempo iba a ceder ligeramente, pero la verdad es que no lo hizo mucho. Por eso sólo me las ponía para periodos cortos de tiempo, ya que si las llevaba todo el día llegaba a casa con el pie como un embutido.

Otra diferencia respecto a las Air Presto originales era que la suela de las Faze venía “aligerada”, pues habían reducido la goma de la suela a la mínima expresión, limitando su aplicación a zonas estratégicas para el agarre. Yo nunca las llegué a usar para correr (ya sabéis que no soy muy fan del running), pero supongo que eso sería un problema para un runner aficionado.

Resumiendo: las Nike Air Presto en general fueron sin lugar a dudas un modelo muy importante para Nike. No sólo por la tecnología (se englobaron dentro del proyecto Alpha de Nike, donde estaban las mayores innovaciones de la época) sino por la forma en que introduzco el concepto de “barefoot” en Nike.

Podríamos afirmar que las Air Presto fueron las precursoras de las Nike Free, que tanto éxito están cosechando hoy en día. Me resultan muy acertados los modelos retro que está sacando Nike con tecnología posteriores como el flyknit, que tan bien se adaptan a este modelo.

Sin lugar a dudas, una pérdida importante en mi colección. Las recogen su testigo en el hueco que han dejado.