Luis Pasamontes: El liderazgo del gregario

Llevo varios meses queriendo hablaros de este magnífico libro que es «El liderazgo del gregario» porque es el que más me ha gustado de estos últimos años. Y me ha gustado porque me he visto reflejado en un montón de ocasiones, algo que sin lugar a dudas un mérito del autor: contar las experiencias de una forma tan sencilla y próxima que el lector se identifique con ellas. Muchas veces me recordaba a mi mismo cuando todavía jugaba al baloncesto, o cuando empecé a trabajar en esto de la informática.

¿Quién es Luis Pasamontes?

Pues en la actualidad es mentor de deportistas profesionales, de empresas y de ejecutivos. Fundador de The League of Gregarious, él dice que «sigue siendo gregario, pero de otro tipo de personas«. También trabaja como comentarista en radio.

Como ciclista profesional, corrió en las filas de los equipos Relax-Fuenlabrada (2003-2005), Unibet.com (2006-2007), Caisse d’Epargne/Movistar (2008-2011) y Movistar Team Continental (2012). Siempre se le consideró un ciclista todo terreno y un gregario destacado dentro de sus equipos.

Una de las cosas que más me gustó del libro fue notar que Pasamontes destaca varias veces el papel que jugaron en su formación todos los equipos para los que corrió, especialmente los mas humildes del principio, y las oportunidades que le dieron en cada uno de ellos para llegar a lo más alto en ese momento.

¿Qué es un gregario?

Para cualquier persona ajena al mundo del ciclismo, un gregario siempre suele tener connotaciones negativas. Sin ir más lejos, la definición de la palabra gregario es

Que forma parte de un grupo sin distinguirse de los demás, especialmente si carece de ideas e iniciativas propias y sigue siempre las de los demás.

Definiciones de Oxford Languages

En cambio, en el mundo del ciclismo, la definición es mucho menos despectiva:

En ciclismo, el gregario es un corredor que ayuda a conseguir la victoria a un jefe de filas. La labor del gregario puede ser de todo tipo: desde suministrar comida y bebida a su líder y a los demás compañeros de equipo (quienes también desempeñan papel de gregarios dependiendo del rendimiento de cada uno), hasta colocarse delante del hombre fuerte para disminuir el rozamiento de este con el viento que le hace perder aerodinámica; incluso, le brinda apoyo emocional al remolcarlo cuando está al margen de la lucha en una etapa o lejos del pelotón, peligrando su tiempo en la general frente a los demás competidores.

Wikipedia

El liderazgo del gregario

El título puede sonar a paradoja, pero el autor sabe transmitir la idea muy bien en el libro: el papel del gregario es fundamental para que el equipo gane. Punto. Sin gregarios no hay triunfo. Y esto mismo es aplicable al mundo empresarial (y diría que incluso al personal): el trabajo de todo empleado es necesario para lograr el éxito común, sea cual sea el papel que desempeñe en la organización o el puesto que tenga en el organigrama (si es que sale en él).

Conviene tener claro que no todos estamos capacitados para ser el líder de un equipo o el CEO de una importante empresa. Los líderes son personas con una confianza máxima en ellos mismos y que saben gestionar muy bien los momentos de trabajo bajo presión, algo para lo que no todo el mundo vale. Pero el mensaje que se transmite en «El liderazgo del gregario» es que también se puede alcanzar el éxito sin ser un líder, simplemente trabajando duramente para ellos y el bien del equipo.

Pasamontes lo vio claro en su carrera deportiva, cuando se dio cuenta de que ser un ciclista de top 10 no era suficiente para asegurar su renovación de cara a la temporada siguiente. Los primeros en renovar en los grandes equipos siempre son los líderes y, a continuación, los hombres que trabajan para ellos. Trabajar para el líder, ganarse su confianza y la del equipo, sí que puede aportar esa renovación.

Líderes en lo deportivo, pero no tan líderes en otros aspectos

En el libro también se reflejan aspectos no tan positivos de algunos de los líderes para los que trabajó Luis Pasamontes, que convivió con todo tipo de ellos en su etapa profesional. Por desgracia, algunos líderes no siempre saben valorar el trabajo de sus ayudantes, lo que hace que inconscientemente no trabajes al 100% cuando toca.

Pero por suerte también encontramos el caso contrario. Por ejemplo, queda patente en el libro su admiración por el gran Alejandro Valverde, que fue su líder en la etapa del Movistar.

Además, como dice el autor, no todos los líderes de equipo llevan maillot. Pasamontes destaca el papel importante papel que juegan muchos empleados del equipo que no son corredores: managers, masajistas, mecánicos, cocineros… En el libro pone el ejemplo del trabajo psicológico que desempeñan los masajistas en momentos de gran tensión durante una gran vuelta, sin ir más lejos.

El momento de la retirada

En «El liderazgo del gregario» también se afronta el duro momento de la retirada del deportista. Me viene a la mente la de mi ídolo Jose Antonio Hermida, por ejemplo.

Pasamontes relata la suya de primera mano: como la entrada en vigor del sistema de puntos en el ciclismo, que premia a los mejores clasificados de las pruebas sobre el resto del pelotón, hizo que los equipos se viesen obligados a buscar corredores en el panorama internacional, capaces de aportar más puntos que muchos gregarios a la cuenta del equipo.

Esto hizo que Luis se tuviese que retirar un par de años antes de lo que le gustaría, a pesar de que en 2012 tuvo la oportunidad de reengancharse al pelotón profesional tras un año retirado con la ayuda de su amigo Rigoberto Urán, aunque eso es una anécdota que no os voy a desgranar hoy. Tendréis que leer el libro para conocerla, ja ja ja…

En el libro cuenta cómo echaba de menos los aeropuertos, cómo miraba el correo electrónico buscando un plan de carreras que nunca llegaba… No oculta que la retirada fue dura y difícil de afrontar, pero también concluye que fue muy importante saber que había llegado el momento de pedir ayuda y hacerlo con humildad. A veces ser profesional hace que te olvides de los problemas de la vida real, pero la retirada llega tarde o temprano.

Los estudios de administración y dirección de empresas le sirvieron para ampliar su red de contactos, algo que supo aprovechar para reconducir su experiencia como deportista profesional al mundo del coaching deportivo y empresarial, entre otras cosas.

Conclusión

El liderazgo del gregario es un libro que no habla de ciclismo. Es cierto que es el hilo conductor, pero no es necesario ser un entendido para leerlo. Las experiencias que se cuentan en él son transmitidas de una forma tan clara, sincera y cercana que el lector se inmediatamente reflejado en ellas, como me pasó a mí.

Es un libro muy fácil de leer, que yo devoré en un par de días y que enganchará a cualquier persona en busca de un pequeño empujón. Mucho más si es aficionado al ciclismo. 100% recomendable.

Podéis comprar el libro haciendo click aquí.

Deja un comentario