Llegó el día. Jose Antonio Hermida Ramos, el biker más laureado de la historia de España se retira, haciendo buena la noticia que él mismo nos llevaba adelantando más de un año: tras los Juegos Olímpicos de Río colgaría la bicicleta. Al menos en la modalidad que más éxitos le (nos) había dado hasta la fecha: el Cross Country.

Soy una persona con pocos ídolos. De hecho, sólo entrarían cuatro en mi categoría. Si, además, quito a James Bond porque es un personaje de ficción sólo me quedan tres: Michael Jordan, Mika Häkkinen y Jose Antonio Hermida. No es que los ponga al mismo nivel, pero sí que han sido los tres deportistas que más me han enganchado de mis deportes preferidos. Y es que no hay seguidor de mountain bike que no conozca a Jose Antonio Hermida…

Mi primera bici “de verdad” fue una Merida porque era la que llevaba Hermida cuando se proclamó campeón del mundo. Desde entonces sigo fiel a la marca. Lo curioso es que, seguramente de manera inconsciente, mis zapatillas son unas Northwave Extreme Tech Plus porque al verlas lo primero que pensé fue “anda, las que lleva Hermida”.

Aunque su importante CV le precede, lo que verdaderamente ha hecho a Hermida lo que es en la actualidad ha sido su arrolladora personalidad, siempre sonriendo (smile owner, como reza el eslogan en su web), levantándose tras cada caída y sin un mal gesto hacia ningún contrincante en la pista. Un caballero del que muchos deportistas deberían aprender. CARISMA, con mayúsculas.

Yo le sigo todo lo que puedo desde que fichó por el Multivan Merida Racing Team, allá por el año 2004. Hermida llegaba después de un par de años flojos en el equipo Bianchi para ayudar al desarrollo de las bicicletas de ese nuevo equipo. Años más tarde se vio que la alianza Hermida – Merida ha resultado ser de las más exitosas, ya que la marca pasó de ser una desconocida a una de las más populares del mundo.

El impresionante CV deportivo de Hermida

Tal vez el éxito más recordado de Hermida sea la medalla de plata que logró en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004, pero para mí lo más impresionante fue el campeonato del mundo que ganó en 2010. A este campeonato del mundo habría que sumar los que consiguió en los años 1999, 2000 y 2005 (por relevos) y las dos terceras plazas en 2005 y 2013. También fue campeón del mundo Junior en 1996 y sub-23 en 2000.

No hay que quitar mérito a los tres Campeonatos de Europa que posee, en 2002, 2004 y 2007.

Ha participado en los últimos cinco Juegos Olímpicos (de 2000 a 2016), siendo la mencionada plata de Atenas el mejor de unos más que dignos resultados.

Aparte de todo esto, ha ganado 7 medallas en el Campeonato Mundial de Ciclismo de Montaña entre los años 1999 y 2013, aparte de 7 medallas en el Campeonato Europeo de Ciclismo de Montaña entre los años 2001 y 2009.

Casi nada.

Te echaremos de menos, pistolero. Ojalá esto sea un hasta pronto y te podamos seguir en otro tipo de pruebas.

Hermida pistolero

Hermida pistolero