Son las tres opciones que se presentan a la hora de lubricar la transmisión de nuestra bicicleta: el clásico aceite, el más moderno lubricante con base cerámica o las cera. Últimamente parece que son estas últimas las que están ganando la batalla, aunque los tres contendientes tienen sus pros y sus contras…

Aceite con teflón (PTFE)

El aceite sigue siendo el producto más extendido a la hora de engrasar la transmisión de la bici. Está disponible en varios formatos (líquido, en spray, etc…) y son muchas las marcas que lo comercializan.

Hay que hacer hincapié en que sean lubricantes específicos para bicicleta. Yo, personalmente, utilizo el de la marca GT-85 porque viene enriquecido con teflón (PTFE). El teflón es un aditivo que hace que este aceite sea más impermeable y tenga un coeficiente de fricción mucho menor que otro aceite.

Estos aceites son muy sencillos de aplicar: sobre la transmisión limpia se aplica el aceite y se retira el sobrante con un trapo de algodón. Hay que evitar usar papel de cocina o similar, pues deja muchos residuos. Su penetración entre los eslabones de la cadena es muy buena, pero en su contra juega la cantidad de suciedad que se acumula en los platos, piñones y cadena en cada salida. Es recomendable limpiar bien la cadena y aplicar el aceite antes de cada salida si queremos beneficiarnos de todas sus propiedades.

A favor del aceite juega su precio reducido y la gran cantidad de marcas y formatos que existen. En su contra, el escaso tiempo que dura su efecto lubricante y la tendencia a acumular suciedad.

En Amazon disponen de una gran variedad de lubricantes con teflón.

Lubricante cerámico

Este tipo de lubricantes incorporan partículas de cerámica en su composición, lo que hace que tengan una elevada resistencia mecánica. La cerámica hace que estos lubricantes sean mejores que los aceites con teflón a la hora de resistir el paso de la cadena entre los piñones, aportando una protección mucho más duradera.

Su comportamiento es similar al del aceite clásico, pero con la ventaja de resistir más tiempo en mejores condiciones. Su precio es algo más elevado que el del aceite.

Ahora también se está incorporando este aditivo a las ceras, siendo para mí la mejor opción.

Como siempre, en Amazon tienen una amplia variedad de lubricantes cerámicos.

Cera

El último en llegar y el que más está aumentando su uso últimamente.

Su punto fuerte es la durabilidad en todas las condiciones respecto a los dos tipos de lubricante anteriores. Muchas veces se confunden las ceras con los lubricantes cerámicos, pero son productos totalmente distintos. También hay ceras cerámicas, que reúnen lo mejor de dos mundos.

La cera es muy resistente al agua y además es biodegradable. Una vez seca se adhiere a la cadena y no coge apenas suciedad, lo que hace que no sea necesario limpiar y volver a aplicar en cada salida.
Su aplicación es un poco distinta a los otros lubricantes: se limpia la transmisión, se aplica el producto y se retira el sobrante con un trapo, pero es necesario dejarla secar por lo menos una hora antes de la salida. Por eso se la conoce también como “dry lube” (lubricante seco). La ventaja de esto es que apenas mancha una vez en marcha.

La cera suele ser más duradera que los aceites y los lubricantes cerámicos, pero también tiene algunos inconvenientes. Por ejemplo, al ser un “lubricante seco” genera residuos arenosos en la transmisión que, aunque no interfieren ni bloquean, sí que tienden a acumular algo más de suciedad en determinadas consiciones. Otra desventaja mucho más importante es su coste, que puede ser cuatro veces superior al del resto de opciones (aunque no hay que olvidar que su duración también es mayor).

Aquí os dejo una selección de lubricantes a base de cera.

Consejos a seguir para una correcta lubricación

En cualquier caso, elijamos la opción que elijamos a la hora de engrasar la transmisión, es importante que sea específica para bicicleta. Es recomendable seguir las instrucciones de aplicación del fabricante y hacerlo siempre sobre una cadena bien limpia. Nunca mezclar un determinado tipo de lubricante con otro distinto (ceras con cerámicos, por ejemplo).