El reto para 2019 no tardó mucho en planearse. Según acabamos el Camino de Santiago portugués el año pasado, Jose Pablo salió con la propuesta del Camino del Cid. Parece ser que la idea gustó, así que echamos un vistazo a las numerosas rutas que tiene el Camino del Cid y elegimos hacer la conocida como “El Destierro“.

El Destierro del Cid

La ruta de El Destierro del Cid recorre los pueblos que siguió Rodrigo Díaz de Vivar, el Cid, en su destierro, cuando cumplía con la orden de abandonar Castilla en nueve días. Es el camino que nuestro héroe sigue en “El cantar del mio Cid“.

La ruta sale de Vivar del Cid, a doce kilómetros de Burgos, y llega hasta Atienza. El origen es la Sierra de Pela, que en aquella época marcaba el límite entre los reinos de Castilla y Toledo, mientras que el destino es el primer núcleo musulmán.

En total saldrán poco más de trescientos kilómetros, divididos en cinco etapas más la “prólogo”. Seis días de pedaleo por las provincias de Burgos, Soria y Guadalajara.

Lo que nos espera

A lo largo de la ruta, en la que, como digo, pedalearemos durante seis días, nos la tendremos que ver con el típico paisaje castellano. Pasaremos por multitud de zonas de secano, pero también atravesaremos varios espacios naturales (como La Yecla, a la salida de Silos).

El río Duero será también un protagonista importante de la ruta, dado el peso que tuvo la zona en la Edad Media. Allí podremos disfrutar de la que será uno de los platos fuertes del reto: la fortaleza califal de Gormaz.

También hay que destacar en la ruta la presencia de dos monasterios muy importantes para nuestra lengua castellana: San Pedro de Cardeña y Silos, al que debo una visita desde hace décadas. Sin olvidarnos de la majestuosa catedral de Burgos, claro.

Los actores principales

Este año hemos conseguido juntar un buen grupo, después de lo bien que lo pasamos en la escapada por los valles del Jerte y del Ambroz. Así, a los cuatro peregrinos del año pasado (Jose Pablo, Ramón, Jaime y un servidor) se nos unirán esta vez Javi, Dani, Jorge y Chema. Todo un escuadrón dispuesto a batirse el cobre en El Destierro del Cid.

Este mismo domingo conseguimos cerrar definitivamente los alojamientos en las poblaciones de cada final de etapa. No ha sido una labor fácil, pues estamos hablando de la zona con menor densidad de población de España, por lo que la oferta turística en algunos pueblos es muy limitada. En el siguiente post os hablaré sobe los alojamientos, para aquellos que tengan interés en hacer la ruta.

Las etapas del destierro

El Destierro del Cid en bicicleta puede hacerse de dos formas: por la ruta cicloturista o por la ruta de mountain bike. Como la cicloturista transcurre en su mayoría por carreteras secundarias, nosotros hemos elegido la opción de bicicleta de montaña. Aunque la haremos con alforjas, hemos leído que el recorrido es fácilmente ciclable.

Dividiremos la ruta en las seis etapas “oficiales”:

  1. Vivar del Cid – Burgos. La idea es llegar a Burgos, dejar los bártulos en nuestro alojamiento y salir en bici hasta Vivar para sellar nuestro salvoconducto (sí, como en el Camino de Santiago). La etapa original son 13 kilómetros, por lo que a nosotros deberían salirnos unos 26.
  2. Burgos -Santo Domingo de Silos. La etapa que empieza a poner las cosas en su sitio. Poco más de 63,5 kilómetros. Empieza lo serio.
  3. Santo Domingo de Silos – Langa de Duero. Etapa de 61,5 kilómetros que acaba en el pequeño pueblo de Langa. Aquí nos ha tocado rascarnos el bolsillo para conseguir alojamiento.
  4. Langa de Duero – El Burgo de Osma. Poco menos de 63,5 kilómetros.
  5. El Burgo de Osma – Berlanga de Duero. Aunque la etapa original son 43 kilómetros, nosotros haremos en torno a 40, ya que hemos reservado alojamiento en el pueblo anterior (Aguilera).
  6. Berlanga de Duero – Atienza. Etapa final, originariamente de 52 kilómetros, aunque para nosotros serán 55.

Si queréis informaros más a fondo del Camino del Cid, os recomiendo el libro “Las rutas del Cid“.