Como veis, últimamente estoy lanzado con el tema rutas. He pagado la suscripción a Strava sólo para tener acceso a la funcionalidad del planificador de rutas, del que tan buenas opiniones estoy leyendo, y poder compararlas con su competencia directa. Aquí está: Strava Routes vs Komoot.

Hay que aclarar que Komoot y Strava son dos aplicaciones totalmente distintas, con objetivos bien diferenciados. Strava se ha convertido hace tiempo en el referente de cualquier ciclista (y, últimamente, también runner) por su orientación social y por muchas características que fueron exclusivas en su día, como los segmentos y las tablas de clasificaciones que tanto nos gustan. Komoot, en cambio, se ha centrado en la planificación de rutas desde sus orígenes, incluyendo algunas funcionalidades sociales pero sin hacer de ellas su punto fuerte, como hace Strava.

Hay que aclarar que en este post sólo pretendo dar mi opinión al comparar la funcionalidad de planificación de rutas. No pretendo comparar una aplicación con otra. De hecho, creo que ambas son complementarias: yo uso ambas todas las semanas.

¿Qué es Strava Routes?

Supongo que si estás leyendo este post habrás sido consciente de la que se organizó cuando Strava decidió cambiar su modelo de negocio este año y reordenar la multitud de suscripciones que tenía, llamadas Summit. Sentó muy mal en la comunidad que muchas de sus funcionalidades estrella que eran gratuitas hasta entonces, como los segmentos, pasasen a estar disponibles sólo mediante suscripción.

El caso es que, para añadir valor a esta suscripción, Strava incluyó la nueva funcionalidad Routes, que permite diseñar rutas basándose en su amplia base de datos de recorridos hechos por sus atletas. No es moco de pavo, pues la comunidad de atletas de Strava es la mayor del mundo, superando los 55 millones de usuarios en este momento.

Pero centrémonos en el planificador de Strava Routes como tal: para empezar a planificar basta con elegir dos puntos en el mapa o trazar una línea recta que los una, en caso de estar en el móvil. Strava calculará la mejor ruta usando todos esos datos de recorridos por los que han pasado sus atletas con anterioridad, pudiendo elegir si usar los tramos más populares o los más directos y teniendo en cuenta si preferimos carretera o camino. También podremos elegir minimizar la altitud siempre que sea posible.

Strava no ha dejado pasar la oportunidad de utilizar sus famosos segmentos, ya que te muestra en el mapa los que quedan cerca de tu ruta por si los quieres introducir. Personalmente me parece una opción metida con calzador, porque si estoy planificando una ruta no quiero perder el tiempo «echando un pulso» en segmentos varios, pero entiendo que habrá gente que no le hará ascos.

Una cosa que sí me gusta es que tienes la posibilidad de elegir rutas de forma aleatoria. Es útil si no quieres perder tiempo planificando rutas en un sitio que no conoces (de vacaciones, por ejemplo). Basta con elegir distancia y elevación aproximadas en la app y Strava se encarga de sugerirte rutas próximas. Incluso te permite dibujar una ruta a mano alzada en el mapa, pues la propia app se encargará de convertirla en una ruta basándose en tu trazado.

La información de la ruta que proporciona Strava Routes es útil para saber a qué te vas a enfrentar: detalla el porcentaje de camino vs asfalto, los metros ascendidos, la distancia y el tiempo estimado en función de nuestra forma (que calcula según las últimas salidas). Además, podemos superponer durante todo el proceso de planificación el mapa de calor, para ver con claridad cuáles son los tramos más utilizados por los atletas. Especialmente útil cuando estás fuera de tu zona de residencia o entrenamiento.

El planificador de rutas de Komoot

Poco más os puedo contar de Komoot que no os haya contado ya. Una aplicación que últimamente está subiendo como la espuma, si cabe aupada un poco más desde que Strava pasó muchas funcionalidades a su modalidad de suscripción.

En Komoot también hay un modo premium, pero su modelo de negocio se centra más en las zonas de mapas. Al registrarte gratuitamente te regalan una zona, pero seguramente necesites comprar alguna más (venden zonas individuales, grupos de zonas e incluso el plano del mundo completo en un único pago) si quieres poder exportarlas a cualquier dispositivo.

El planificador de rutas es muy sencillo de usar y ofrece más opciones que Strava Routes. Aquí puedes elegir entre cinco tipos de ciclismo en lugar de dos (carretera, montaña, gravel, cicloturismo y enduro), con opción para bici eléctrica en todos ellos. También puedes elegir entre cinco estados de forma física, sobre los que Komoot calculará los tiempos (no estoy seguro si el tipo de ruta también).

El proceso de planificación no difiere mucho del de Strava: básicamente se elige punto de salida y de llegada, pudiendo introducir puntos intermedios y modificar la ruta propuesta a mano. La diferencia es que Komoot ofrece infinidad de opciones que Strava no da, ya que al trabajar con cinco proveedores de mapas (Komoot, OpenStreetMap, OpenCycleMap, GoogleRoads y GoogleSatellite) permite superponer sitios de interés como fuentes, cajeros automáticos, piscinas, puntos de interés, baños públicos, alojamientos, restaurantes y un largo etcétera.

La información asociada a la ruta es también mucho más amplia que la de Strava Routes, ya que Komoot detalla de forma exhaustiva el tipo de vía por el que transcurre la ruta en cada momento (sendero estrecho, senda, carril bici, calle, carretera, carretera nacional…) y el tipo de superficie (camino natural, pista no pavimentada, pista pavimentada, asfalto…).

Además, para redondear, ofrece una previsión meteorológica por si queremos realizar la ruta en días próximos. Un detalle chulo que puede ayudar a elegir la ropa del día de autos.

Strava Routes vs Komoot: mi opinión

Llevo muchos años siendo usuario de Strava. Me parece una aplicación estupenda, el estándar a la hora de subir y compartir nuestras salidas con la comunidad. Pero no ha tenido la opción de planificar rutas hasta esta última actualización, de aquí este Strava Routes vs Komoot…

Por eso yo usaba Wikiloc para estos menesteres, aunque era un poco rollo dedicar tanto tiempo a ver las rutas de los demás y leer los comentarios para hacerte una pequeña idea de lo que te esperaba ahí fuera.

Para mi, empezar a usar Komoot ha sido un soplo de aire fresco. Ya conocía la aplicación desde hace mucho tiempo, pero en sus orígenes no funcionaba muy bien en nuestro país (pocos datos de rutas, supongo), así que dejé de usarla rápidamente. Decidí darle una oportunidad cuando me percaté de que todos los gigantes de la electrónica deportiva (Garmin, Polar, etc…) empezaban a hacer esfuerzos por integrarla con sus dispositivos. Y fue un descubrimiento en toda regla.

La usabilidad es muy similar en ambas aplicaciones. Seguramente Strava cuente con la base de datos más amplia, pero Komoot no le va muy a la zaga y la información que ofrece facilita muchísimo la creación de la ruta. Imagino que si se hablamos de planear una gran ruta, de esas de aventuras de varios días, no habrá punto de comparación.

Strava Routes me parece una opción mejor para «salidas rápidas«, cuando no tienes un destino en mente y sólo buscas dar una vuelta o entrenar. Sus opciones de dibujar o elegir una ruta aleatoria en base a una distancia me parecen muy cómodas. Creo que Strava Routes es una opción mejor para usar en nuestros entrenamientos del día a día, pero que de momento no puede competir con Komoot a la hora de planificar una ruta en detalle.

Strava Routes vs Komoot: comparativa sobre una misma ruta

Para concluir este Strava Routes vs Komoot, a modo de referencia, os voy a dejar dos pantallazos para que veáis cómo calculan las dos aplicaciones una misma ruta. Es una ruta creada de forma automática en ambos casos. El punto de inicio es Boadilla del Monte y el de destino es San Lorenzo de El Escorial, un recorrido que conozco bien y del que ambas aplicaciones tienen que tener datos más que de sobra.

Ruta en Strava Routes
Ruta en Komoot

Como veis, las diferencias son notables. Strava arroja una distancia de 45,46 km, mientras que Komoot opta por una ruta de 40,9 km. Eso es en torno a un 10% de diferencia. Las diferencias en altura subida y bajada también se notan, siendo ambos valores un poco más elevados en Komoot, aunque con una pendiente más tendida que Strava, sobre todo en la zona media de la ruta.

Lo más significativo es que han elegido trazados completamente distintos, predominando los caminos sobre las carreteras en ambas.

Con esto quiero dejar claro que cada usuario deberá elegir con qué aplicación se encuentra más cómodo, aunque lo ideal es usar las dos (sin olvidar que Strava Routes es de pago) y llegar al equilibrio. En mi opinión, Komoot es la mejor opción para rutas «serias» (conocer a fondo un lugar o diseñar recorridos largos y detallados), mientras que Strava Routes es muy cómodo para el entrenamiento diario, con funcionalidades como la de dibujar la ruta a mano, que nos facilitan las cosas.