Desde hace unos años uno de los regalos estrella de todas las navidades es una cafetera de cápsulas.

Aunque son muchas las marcas y los sitemas que podemos encontrarnos, son dos las que se han hecho con casi todo el cupo del mercado doméstico: la Dolce Gusto y la Nespresso, ambas de Nestlé.

Como el café es una bebida bastante ligada al deporte, creo que tiene cabida tratar el asunto en este blog.

Yo tengo en casa las dos cafeteras desde hace algunos años y las uso habitualmente. Resulta curioso que, siendo el único que toma café en casa, use tres cafeteras: la típica italiana para el café de la mañana, la Dolce Gusto para preparar los cafés de los fines de semana y otras bebidas y la Nespresso cuando quiero algún café específico de más calidad.

Con este mundillo de las cafeteras ha sucedido lo mismo que con los smartphones: algunas marcas han buscado posicionarse en un segmento más «premium», ofreciendo tiendas exclusivas y un servicio postventa más «exclusivo»; mientras que otras han intentado cubrir un mayor número de clientes orientándose a un mercado más «doméstico».

Intentaré enfocar este artículo a quien va a comprarse una cafetera para su propio uso o para regalar y está comparando ambos sistemas para decidirse por uno u otro: Nespresso vs Dolce Gusto. Intentaré ser objetivo, pues creo que ambos sistemas tienen puntos negativos y positivos. Como también creo que, para los auténticos amantes del café, no son ni de lejos la mejor opción…

Dolce Gusto

Ventajas del sistema Dolce Gusto

Dolce Gusto

Dolce Gusto

Dolce Gusto es la marca propiedad de Nestlé orientada en principio al consumidor diario. No disfruta del estatus «premium» que a priori tiene Nespresso, pero la verdad es que los cafés que prepara son de buena calidad y están muy buenos.

La principal ventaja que le veo a la Dolce Gusto es que sus cápsulas están disponibles en casi todos los supermercados. Además, el precio de la cápsula es ligeramente inferior al de la Nespresso.

Las cápsulas de Dolce Gusto son más grandes que las de Nespresso, por lo que pueden incluir más cantidad de café y preparar bebidas mucho más largas que las de Nespresso. Con una cápsula de Dolce Gusto se pueden preparar 200 ml de café, mientras que el café largo de Nespresso llega hasta 110 ml. En las Nespresso, si quieres hacer un café tan largo necesitarás un par de cápsulas.

Las cafeteras Dolce Gusto pueden preparar bebidas frías, algo estupendo para hacer cafés con hielo en verano, así como preparados de té (Nestea). Como también hay cápsulas de leche, podemos ampliar el catálogo de bebidas con Latte Machiatto o Cappucino sin necesidad de accesorios. También puede preparar chocolate (hay cápsulas de chocolate), así que sin lugar a dudas la versatilidad de estas máquinas es mucho mayor que las de Nespresso.

Otra ventaja de Dolce Gusto frente a Nespresso es el precio de las máquinas. Muchas de ellas se venden en packs de oferta al comprar un determinado número de cajas de capsulas. El precio al que podemos sacar estas cafeteras puede ser realmente bajo. La mía (una Piccolo edición Agatha Ruiz de la Prada) me costó sólo 29€. Precios de máquinas Dolce Gusto en Amazon

Algo que no se si definir como ventaja es que muchas máquinas de Dolce Gusto están disponibles en versión manual y automática. Para los que consuman cafés muy cortos o muy largos es bueno poder controlar la cantidad de agua con la que se hace cada tirada.

Desventajas del sistema Dolce Gusto

Paradójicamente, lo que en teoría era su principal ventaja puede pasar a ser su principal inconveniente: el precio de la cápsula. Me explico: el precio de la cápsula Nespresso sigue siendo más elevado, pero últimamente han proliferado cápsulas de otras marcas compatibles con el sistema Nespresso. Muchas de estas marcas ofrecen sus cápsulas a un precio menor que el de las Dolce Gusto, aparte de que la calidad de muchas de ellas es francamente buena. Hay algunas marcas que fabrican cápsulas de café compatible con el sistema Dolce Gusto, pero son muy pocas y sólo se pueden adquirir por Internet.

Otra desventaja podría ser la calidad del café. Sinceramente, yo no creo que el café sea muchísimo peor en la Dolce Gusto que en la Nespresso, pero quizás un gourmet del café sea capaz de distinguir los matices que marquen la diferencia entre una marca y otra. Esto lo dejo en el aire :-), porque la calidad del café de la Dolce Gusto también es muy buena.

Los bares de presión que alcanzan las máquinas de Dolce Gusto son inferiores a los de Nespresso. Mientras que las cafeteras de Dolce Gusto suelen trabajar a unos 14 ó 15 bares de presión, las de Nespresso lo hacen a unos 19 ó 20. La presión es muy importante para darle cuerpo y espuma al café. Aunque en principio es suficiente con unos 10 bares de presión, cuanta más tengamos mejor.

Una desventaja menor es que estas cafeteras no cuentan con depósito de cápsulas usadas. En las Nespresso puedes almacenar unas cuantas, mientras que en las Dolce Gusto es necesario sacar la cápsula usada para prepararse otra.

Nespresso

Ventajas del sistema Nespresso

Cápsulas de Nespresso

Cápsulas de Nespresso

Nespresso es otra marca del grupo Nestlé, pero esta va dirigida a un segmento más exclusivo que las anteriores. De hecho, tienen su propia tienda Nespresso en Amazon y todo :-).

La principal ventaja que tiene Nespresso frente a Dolce Gusto es la variedad de cafés de que dispone: 25 variedades diferentes, ediciones especiales aparte. Esto denota un cuidado y una atención por el producto sin igual.

Las cápsulas son de mayor calidad, aunque de menor tamaño que las de Dolce Gusto. Están hechas de aluminio, algo que no se si ayuda a mejorar la conservación del café. Para los amantes del café es una mejor opción, ya que el sabor que se consigue con las cápsulas y cafeteras de Nespresso es mejor que el de Dolce Gusto (aunque para mucha gente esta afirmación es subjetiva 🙂 ).

Como he dicho anteriormente, muchas marcas están sacando cafés en cápsulas compatibles con este sistema a precios muy diversos, lo que amplía el catálogo de forma ostensible. Sin lugar a dudas, otra ventaja muy buena.

Desventajas del sistema Nespresso

La principal desventaja del sistema Nespresso es la distribución. Las cápsulas sólo se pueden comprar por Internet o en alguna de sus pocas tiendas. Es cierto que últimamente empiezan a verse en El Corte Inglés también, pero desde luego no son tan accesibles como las de Dolce Gusto. Además, si las pides por Internet rara vez te puedes ahorrar los gastos de envío sin hacer un pedido muy grande.

El precio por cápsula también es más elevado. Si además hablamos de ediciones especiales, el precio aumenta notablemente.

El precio de las cafeteras también es más elevado. Aunque de vez en cuando sacan alguna promoción, estas son mucho más escasas que las de Dolce Gusto.

Mi recomendación

Cada caso es un mundo. Personalmente, y para el uso que le doy yo a las cafeteras, prefiero Dolce Gusto. Pero, repito, esto es para gente en mi situación: gente a la que le gusta el café pero no se consideran unos «gourmets» capaces de distinguir los miles de millones de matices que encierra una cápsula 😀

Hablando más en serio de esta guerra Nespresso vs Dolce Gusto… Si la cafetera se va a destinar a un uso diario, para hacer tazones de café para el desayuno y suar por toda la familia, la Dolce Gusto es la decisión más acertada. Permite hacer multitud de bebidas, desde cafés a chocolates pasando por tés y bebidas frías.

En cambio, si eres un verdadero entendido de cafés, la Nespresso debe ser tu opción. La variedad y calidad de sus cápsulas cubrirán mucho mejor todas las expectativas que puedas tener.

Esto es así sólo si nos ceñimos a cafeteras de cápsulas, porque si eres un verdadero gourmet del café hay opciones mucho mejores: cafeteras espresso, cafeteras superautomaticas