Quiero cambiarle las ruedas a mi bicicleta. Hace poco compré por Internet unas llantas Shimano MT66 (tubeless) y ahora me gustaría comprar unos neumáticos tubeless para aprovechar todas las ventajas de este sistema.

Como en todo lo relacionado con los componentes de ciclismo tenemos que tener claros varios factores para asegurarnos de que compramos lo que verdaderamente necesitamos. Como todo esto puede resultar un poco complejo para un principiante, os dejo unas nociones básicas para entender lo que nos cuentan todos esos números y letras que aparecen en los flancos de nuestras ruedas.

TPI

La densidad de la carcasa del neumático se indica en TPI (Threads Per Inch o Hilos Por Pulgada). Es una medida anglosajona que indica el número de hilos que tiene la carcasa en una pulgada. Cuanto más alto es el valor de TPI, más hilos contendrá la carcasa y menos será su peso.

Un mayor número de hilos en el tejido que compone la carcasa implica una menos cantidad de goma. Así, cuanta menos goma tenga la carcasa más ligera será, aunque también será menos resistente a los pinchazos y/o pellizcos.

Los neumáticos de competición de mountain bike suelen tener una densidad de unos 127 TPI (muy ligeros y flexibles), mientras que los de descenso rondan los 33 TPI (más rígidas y resistentes, pero más difíciles de mover).  El término medio, recomendable para un uso all mountain, es de 60 TPI.

PSI

Abreviatura de Pounds per Square Inch (Libras por Pulgada Cuadrada). Indica la presión recomendada de inflado. Suele indicarse así: INFLATE TO XX-YY PSI.

1Kg/cm²=0,98 Bar = 14,28 PSI

29×2.10

Lo que hay por delante de la X indica el diámetro de la llanta medido en pulgadas, mientras que lo que aparece por detrás indica el ancho de la carcasa del neumático medido en pulgadas (también llamado “balón“). En este caso estamos hablando de un neumático para una rueda de 29 pulgadas con un balón de 2,1.

Cuanto mayor es el número del balón, más grueso es el neumático. Los valores “normales” se sitúan entre 1.95 y 2.5, siendo los más extendidos los comprendidos entre 2.0 y 2.3. Salirse de estos valores no está recomendado para un uso normal y sólo aportaría beneficios en condiciones muy concretas (bicicletas de descenso, por ejemplo).

60a – 70a

Esto nos indica el grado de dureza de la goma utilizada en la fabricación del neumático. Cuanto menor sea el número, más blanda será la goma. Sobra decir que cuanto más blanda sea la goma, mayor agarre y menor duración tendrá la cubierta.

Desde hace un tiempo se vienen empleando compuestos dobles y hasta triples en algunos casos. Se pueden colocar los compuestos más blandos en el exterior de la cubierta, reservando aquellos más duros para el interior. Gracias a esto, los fabricantes consiguen aunar en un mismo neumático adherencia y rigidez.

Si estáis pensando en cambiar las cubiertas de vuestras bicis de montaña, os recomiendo echar un vistazo en la selección de cubiertas de bicicleta de Amazon. Yo hace tiempo que las compro allí porque tienen mucha variedad (cada vez más) y a muy buenos precios. Sus envíos son rapidísimos y si eres prime tienes hasta la opción de recibirlos en una hora con Amazon Prime Now (si está disponible en tu ciudad).