Resulta paradójico que a día de hoy pueda afirmar lo que dice este latinajo: más rápido, más alto, más fuerte. La frase fue pronunciada en 1896 por Pierre de Coubertin en Atenas para inaugurar los primeros Juegos Olímpicos de la Edad Moderna.

Tomaré prestadas unas palabras que dijo Nietzsche en «El Ocaso de los Ídolos» para contestar a un dicho con otro:

Lo que no me mata me hace más fuerte

Y es que esta es la actitud que estoy intentando tener desde el pasado 29 de junio, día en que empezó la quincena más dura de mi vida hasta el momento. Espero que no me queden muchas así…

Así comenzó todo

Ese día ingresaron a mi pequeña en el hospital por una infección vírica que acabó con ella en la UCI. Aunque al principio costó hacer un diagnóstico, finalmente se llegó a la conclusión de que lo que estaba sufriendo era una encefalitis. Una semana después la cambiaron a planta y este martes nos mandaron a casa. No quiero agobiaros contando la cantidad de pruebas médicas a las que le han sometido y todos los estados por los que ha pasado la pobrecita. Lo importante es que ya pasó lo peor y poco a poco vamos volviendo a la normalidad, aunque la recuperación llevará un tiempo.

Los que tengáis hijos os habréis podido hacer una idea de lo duro que ha sido este periodo. Por eso he estado todo este tiempo sin escribir en el blog (las dos últimas entradas estaban programadas) y menos activo en las redes sociales. Seguro que lo entendéis y me lo podréis perdonar 🙂

Este también fue el motivo por el que no pude asistir a la I marcha MTB El Casar junta a mis compis Juanma, Jorge y Jaime, a pesar de tener hecha la inscripción desde hace un tiempo. Os dejo ahí el enlace con la crónica de Juanma para que os hagáis una idea.

Otro punto negativo de esta «tormenta» está siendo la pérdida de forma que estoy teniendo. Desde que cambié de trabajo sólo he cogido la bici un día y no he vuelto a pisar el gimnasio (estaba empezando a acostumbrarme al nuevo horario cuando saltó todo por los aires). Ahora espero ir volviendo poco a poco a la normalidad y empezar pronto con la vieja rutina de ejercicio y salidas con la bicicleta.

La Operación Reconquista también se ha visto afectada. Supongo que a causa de la ansiedad de estos días he vuelto a comer mucho y muy mal (McDonald’s ha sido mi proveedor casi todas las noches) y me encuentro peligrosamente cerca de los 109 kilos. Muy lejos ya de los 102 en los que me encontraba divinamente. Alarmante.

Citius, altius, fortius

Bueno, no quiero ser pesimista y, como os he comentado al principio, espero que todo esto valga para hacerme más fuerte. Lo cierto es que, por desgracia, he aprendido a relativizar las cosas negativas. Por quedarme con lo bueno de esta mala experiencia podría resaltar unas cuantas cosas:

  • Mucha gente me ha sorprendido por lo que se ha implicado. No sólo ayudándonos de forma activa, sino con llamadas y mensajes. En el colegio de Nora se han volcado con nosotros y muchos compañeros nuestros han estado pendientes día tras días. Gracias a todos por esto.
  • Por desgracia, algunos me han sorprendido por lo contrario: gente que podría haber echado una mano y no lo ha hecho. La parte buena es que han sido pocos. Desde ahora se en quién puedo confiar y de quién no esperar mucho en el futuro, que también es bueno saberlo.
  • El resto de mis problemas han encogido. Ahora me parecen mucho menos importantes.
    He aprendido que la vida cambia en un momento. Hay que aprovechar el momento y hacer lo que más te guste porque mientras puedas.
  • Me he comprado una bici plegable para ir a trabajar. Así quiero empezar a cambiar las cosas. Os hablaré de ella en otro post, pero supongo que habréis visto las fotos en Instagram, Twitter y FB.
  • Tengo más ganas que nunca de volver a la bici, que es lo que más me relaja. Que tiemble la Talajara.

Los que me conocéis sabéis que no suelo colgar fotos de mi hija en la red. Bueno, ni de mi hija ni de cualquier niño. Pero creo que hoy voy a hacer una excepción para que la conozcáis. Este es un selfie que nos hicimos el día antes del alta. ¡Tenía mejor cara que yo! 😀

Selfie con Nora en el hospital

Selfie con Nora en el hospital

¡Gracias a [email protected] por estar ahí!