Motivación: caminando en línea recta no puede uno llegar lejos

Aunque no emano motivación, creo que ha llegado el momento de poner fin a esta racha de más de ocho meses sin escribir en la página.

Nunca he estado tanto tiempo sin hacerlo. Y tengo que confesar que esta «crisis» ha estado a punto de ser la definitiva, pues he estado muy cerca de no renovar el alojamiento y dejar morir BigJoe.

Tengo que dar las gracias a varios amigos (Jose Pablo, Javi, Agustín, Juanma…) que me han convencido para continuar, al menos un año más, porque «era una pena» perder todos estos artículos escritos durante los últimos años. Quiero creer que a ellos también les gusta recordar las anécdotas releyendo algún que otro post.

Los blogs han muerto.

La verdad es que cada vez me cuesta más encontrar la motivación para escribir aquí porque ahora mismo los blogs están muertos. Este es un formato que en los últimos años ha ido perdiendo fuelle. Ahora es mucho más fácil y efectivo «entretener» al personal con un vídeo en YouTube (Vlogs) que hacerle leer este tocho. Y en la comparativa entre leer y ver un TikTok está más que claro quién va a perder…

Las visitas de la web no han hecho más que caer y caer con el paso del tiempo, siendo ahora en torno a un tercio de las que llegó a tener en su segundo y tercer año de vida. Los nuevos «creadores de contenido» no necesitan escribir, je je je.

Las redes sociales.

Los más asiduos habréis notado que hace tiempo que la página de Facebook de BigJoe ha dejado de existir. Esto es así porque la he cerrado. Así de simple: cada vez estaba más en desacuerdo con la forma de hacer las cosas de Facebook (ahora llamado «Meta«), así que eliminé mi perfil personal y el de la página de la web.

Seguiré usando Instagram, aunque últimamente ya empiezan a enfadarme los cambios que veo allí también. A pesar de todo, Instagram sigue siendo parte de «Meta» y su negocio es la publicidad. Vermeos cómo evoluciona.

Twitter sigue abierto por si alguien decide contactarme directamente a través de esta red social. Si soy sincero, la tengo totalmente automatizada para sincronizarse con Instagram y apenas le presto atención, pero los mensajes sí que me siguen llegando.

¡Al final voy a tener que cambiar de nuevo la entradilla y la salida de los vídeos del canal de YouTube para quitar las redes sociales!

La falta de motivación con la bicicleta.

Toda esta «apatía» con BigJoe quizás sea un reflejo del momento que estoy atravesando con la bici, como habréis notado los que me seguís en Strava (del que ni siquiera he renovado el plan premium) y Komoot, ya que subo menos rutas que nunca. Aquí sí que ando falto de motivación últimamente.

Y es que llevo unos años en los que el grupo de «colegas ciclistas» se ha ido reduciendo. Cada vez es más difícil movilizar a la gente para hacer cosas chulas, como los retos anuales que tanto molaban. Ahora muchos de mis colegas salen muchos kilómetros, más que nunca, pero pocas veces se prestan a coger el coche para salir un poco de su radio de acción. Y esto es una decisión respetable, ya que no todo el mundo tiene las mismas prioridades o intereses. Pero la monotonía me está matando.

Esto pareció cambiar un poco antes del comienzo de la pandemia, cuando conseguimos juntarnos un grupo de amigos y formar los Boariders, una grupetta que empezó a salir con la bici todos los fines de semana, pero de la que me descolgué a principio de año por falta de motivación por mi parte. Bueno, falta de motivación y una rehabilitación de los codos (gracias a la borrasca Filomena) que me llevó más tiempo del previsto.

El futuro a corto plazo. Menos ciclismo y más baloncesto.

No es mi intención dejar la bicicleta, pero sí quiero darme un respiro y recargar las pilas. Desde hace unos meses he vuelto a jugar al baloncesto. Mi colega Sergio me ha liado y ha hecho que descuelgue las botas diez años después para jugar en mi club de toda la vida. Espero no arrepentirme, pero lo cierto es que creo que tengo mucho que perder en esta nueva aventura. Ojalá la rodilla responda (tengo miedo), porque lo cierto es que el baloncesto me gusta más que comer con las manos.

También he querido utilizar esto del baloncesto como la excusa perfecta para perder peso de una vez por todas. Y para ello he decidido utilizar Noom, una app que descubrí en Instagram y que me ha dado un periodo de prueba de dos semanas para ver si me decido. Aprovecharé y os contaré mis evoluciones, como lo hice con Pronokal y la Dieta del Bocadillo en su día.

Lo dicho, espero recuperar un poco el ánimo y que este haya sido el primero de unos cuantos posts. Caminando en línea recta no puede uno llegar muy lejos: la vida da muchas vueltas y hay que saber adecuarse a cada situación.

4 comentarios en «Motivación: caminando en línea recta no puede uno llegar lejos»

  1. Me desconecto de las redes sociales y en encuentro con esto. Y pensaba que era yo el que había decidido desconectar de las cada vez más enquistadas y sobre todo desquiciadas redes sociales. Pero si que es verdad que hecho de menos el haber podido ir o participar en las rutas ciclistas que habéis realizado en los últimos 2 largos años. Me acabo de encontrar esto y me da mucha pena. Porque podría decir que me reenganche a la bici gracias a ti. Y de ahí he pasado a ser un adicto a la misma. Así que no me vale un abandono, si una retirada temporal pero jamás un abandono. Así que como siempre os he dicho, contad conmigo para cualquier reto o ruta. Que os echo de menos ¡¡joder!!.

    Responder
  2. Mucho ánimo colega. Te entiendo perfectamente (mis rodillas ahora me juegan malas pasadas también).

    Y que aquí estoy para cuando se pueda pillar el coche, retos y demás ciclosalidas… aunque siempre que las guardias y los críos me permitan.

    Disfruta del baloncesto, yo aquí tengo una espinita clavada siempre me flipó jugar, pero era malísimo.

    Responder

Deja un comentario