El café es una  bebida muy rica en cafeína, que es la sustancia que le dota de sus particulares características estimulantes.

¿Qué es la cafeína?

Es una sustancia alcaloide estimulante. Actúa sobre todo sobre la transmisión de impulsos entre las neuronas.

La cantidad que hay en 2 ó 3 tazas de café se considera beneficiosa para el organismo. Entre los efectos positivos que tiene esta cantidad podríamos destacar:

  • Tonifica al organismo
  • Alivia la fatiga
  • Retrasa el cansancio
  • Favorece las funciones intelectuales.

Consumir habitualmente dosis elevadas de cafeína implica una adaptación del metabolismo a esta sustancia, haciendo que los efectos beneficiosos disminuyan y que sea necesario una dosis más elevada para notar sus efectos. Esto a su vez puede tener efectos adversos, pues posee un leve efecto diurético que, en grandes cantidades, puede provocar deshidratación.

Beneficios aplicados al deporte

La cafeína aumenta la resistencia en esfuerzos prolongados y disminuye la sensación de fatiga. También actúa sobre el sistema nervioso central, (ya que tiene un leve efecto vasoconstrictor), afecta a los sistemas cardiovascular, respiratorio y gastrointestinal. También actúa a nivel muscular y en la lipólisis (oxidación de los ácidos grasos para generar energía).

La absorción es muy rápida, por lo que el mejor momento para consumirla es aproximadamente una hora antes del esfuerzo. El momento de mayor efecto transcurre entre la primera y la segunda hora. Después, el efecto va descendiendo hasta las cuatro horas.

La cafeína es absorbida rápidamente por el estomago. El momento óptimo para su administración es, más o menos, una hora antes del comienzo del ejercicio, ya que llega a un pico en la sangre (máxima concentración plasmática) después de una o dos horas de haber sido ingerida. El organismo elimina la cafeína rápidamente (entre tres y seis horas después de su ingesta).

Efectos adversos

Si el consumo de cafeína es muy elevado o muy prolongado podría darse el caso de desarrollar tolerancia: el cuerpo puede llegar a acostumbrarse a los efectos beneficiosos y hacer que las dosis habituales no tengan efecto sobre el tolerante, necesitando dosis mayores para ello (como he dicho anteriormente).

En algunos casos, esta tolerancia puede desembocar en dependencia y producir dolores de cabeza, irritabilidad, ansiedad, somnolencia y/o fatiga al dejar de tomarla.

Uno de los efectos negativos más comentado de la cafeína es que puede provocar deshidratación por su efecto diurético. Hay que aclarar que el efecto diurético de la cafeína es bastante reducido y además se produce varias horas después de su ingesta, lo cual no afectaría durante el ejercicio.

Todas estas cosas y muchas más se pueden consultar en el libro Bebidas deportivas y cafeína para la mejora del rendimiento deportivo