Fruta Deshidratada

Fruta Deshidratada

Hoy os presento una alternativa sana para las barritas yo los geles energéticos: la fruta deshidratada.

La fruta deshidratada se obtiene eliminando el agua de las frutas. Esto conserva intactas sus vitaminas, proteínas, sales minerales, hidratos de carbono, fibra y minerales.

Son mucho más baratas y apenas presentan desventajas frente a los geles o barritas, pues su aporte de hidratos de carbono es más que suficiente para rutas largas en bici o a pie (maratones, por ejemplo). Quizá sólo tengan una desventaja frente a los geles: la velocidad de absorción.

Los geles están compuestos principalmente de glucosa (azúcar), lo que hace que la energía se asimile muy rápidamente y se ponga a disposición del músculo. La fruta deshidratada tiene bastante fibra, lo que hace que la digestión sea más costosa y que la energía llegue al músculo más «escalonadamente», lo cual en determinadas ocasiones puede ser beneficioso. Eso sí, no conviene abusar del consumo de fruta deshidratada porque, aunque al tratarse de fruta natural y ser saludable para el organismo de por sí, el proceso de deshidratación al que se la somete hace que su aporte calórico aumente mucho y, por lo tanto, engorde más que la fruta en estado normal.

Frutas deshidratadas más características

No todas las frutas pueden ser deshidratadas. Depende de su composición. Las más características son:

Mango: gran contenido de vitaminas A, C y E. Además, regula el transito intestinal.

Kiwi: muy rico en vitamina C. Fuente de beta-caroteno y gran antioxidante.

Papaya: facilita la digestión y calma el dolor e inflamación de estómago.

Manzana: al deshidratarla se reduce muchísimo el contenido de agua, por lo que es una de las frutas con mayor concentración de nutrientes.

Pera: muy rica en fibra.

Fresa: fuente de vitamina C, beta-carotenos y vitamina E.

Naranja: abundante en vitamina C, ácido fólico, potasio, magnesio y calcio.

Piña: muy energética y rica en fibra.

Plátano: muy alto contenido en potasio, vitamina B6 y ácido fólico.

Arándanos: antioxidantes a tope.

Melocotón (orejones): muy alto aporte de hierro.

Higos: muy buenas propiedades energéticas y su alto contenido en fibra.

Uvas (pasas): ricas en fibra.