6 consejos para comprar una Mountain Bike de segunda mano

La venta de bicicletas se disparó en 2020 hasta llegar a romper stocks en todas las tiendas, por lo que el mercado de la mountain bike de segunda mano empezó a ponerse efervescente. Personalmente me llamaba la atención ver todos los «hierros» (cariñosamente hablando) que salieron a flote y los precios que se llegaron a pagar por muchos de ellos.

Y es que el año pasado supuso un boom sin precedentes en la venta de bicicletas a nivel mundial. La pandemia causada por el coronavirus hizo que tuviésemos que pasar en casa mucho más tiempo del deseado, especialmente durante los confinamientos que empezaron allá por Marzo.

Hace muchos años que asesoro a mis compis cuando quieren cambiar de bici. Lo hago porque me gusta y me entretiene. Hace unos meses, sin ir más lejos, mi amigo Antonio hizo una compra en Wallapop con la que acabó muy contento. Ahora es mi amigo Jorge quién está buscando una MTB que le permita dar un salto de calidad, así que estamos «peinando» el mercado en busca de buenas oportunidades, aunque la situación actual de la pandemia juega en nuestra contra. Ya hemos descartado algunas ofertas gracias a estos seis consejos que os voy a dar para comprar una mountain bike de segunda mano.

Tener claro qué es lo que buscamos

Parece obvio, pero hablo con conocimiento de causa. Es muy fácil empezar a «calentarse» cuando entras en el mercado de segunda mano: «es que por un poco más puedo pillar esta otra, que trae esto otro y…«.

La primera decisión es sencilla: el tipo de bici que buscamos. Esto siempre se suele tener claro: MTB o carretera, en sus distintas variantes cada una de ellas (incluyendo el tan de moda gravel o ciclocross). Talla de la bici, tamaño de ruedas, material del cuadro, configuración de las suspensiones, etc…

Lo segundo ya es más complicado: el presupuesto. Hay que tener claro el rango de precios en el que nos queremos mover y fijarse un tope para evitar «venirnos arriba». Este parámetro será el que usemos para filtrar los miles de anuncios que encontraremos en Internet.

Sitios para buscar una mountain bike de segunda mano

Personalmente, antes solia buscar en milanuncios y en segundamano (luego vibbo), pero desde hace un par de años uso casi exclusivamente wallapop. Me parece más directo y más moderno, aunque cualquiera de las tres puede ser una forma válida (no hablamos de eBay porque creo que ya murió hace años).

En foros especializados y páginas de compra-venta de Facebook también puedes encontrar buenas ofertas, aunque yo las encuentro mucho más liosas y suelo evitarlas. También hay páginas especializadas, como Tuvalum, que te pueden ofrecer servicios y garantías adicionales, aunque yo nunca las he usado porque me da la sensación de que los precios se pueden encarecer.

Las tiendas físicas también son un buen punto al que acudir en primera instancia, ya que suelen estar muy enteradas del trasiego de bicis entre sus clientes y el mantenimiento que tienen, con lo que pueden aconsejarnos bien. Además, puedes encontrarte que alguna venda bicis destinadas a test, que suelen merecer la pena.

Lo que hay que tener claro, mires donde mires, es que la bicicleta no haya sido robada. Es importante conocer la procedencia, por lo que hay que intentar conseguir la factura de la compra original siempre que sea posible.

Manos a la obra: filtrar los anuncios

Si hemos decidido buscar online hay que saber distinguir un anuncio legítimo de uno que pueda ser una trampa (que los hay, y bastantes). Normalmente, el mejor indicativo para verificarlo suele ser el historial y/o la actividad del vendedor.

Si el anuncio tiene pocas fotos, o si estas son de mala calidad, puede ser un indicativo sospechoso. Aún así, no deberíamos descartar un anuncio sólo por esto. Es mucho más importante que el anuncio incluya un teléfono o una forma de contacto con el vendedor en el que poder hacer todas las preguntas que consideremos oportunas sobre la bicicleta o solicitar más y mejores fotos. Si las respuestas no son claras y concisas, este sí que es un punto sospechoso.

Otro punto a tener en cuenta es el estado general de la bicicleta. Por ejemplo, que un componente esté roto o desgastado no debería echarnos para atrás, ya que lo mismo se puede conseguir una rebaja en el precio que permita repararlo, por ejemplo. No olvidéis que no estamos comprando bicis recién salidas de la caja.

A ser posible, establece un filtro por proximidad. Algo que te permita acercarte a ver la bici en persona y llevártela a casa si te convence evitando los costes de los gastos de envío.

La negociación

Aquí no me voy a explayar mucho, ya que yo soy un pésimo negociante, ja ja ja. Aunque hay unas cuantes verdades universales que nunca fallan. El primero es tener claro cual es el precio original de la bicicleta y compararlo con el precio de la mountain bike de segunda mano que nos ofrecen.

Empieza haciendo una oferta a la baja, ya que lo normal es que el vendedor infle un poco el precio de venta inicial, esperando precisamente que le ofrezcan menos de lo que pide.

Si habéis llegado a un preacuerdo en cuanto al precio, el siguiente paso es intentar ver al vendedor y a la bici en persona, a ser posible. Es el momento de comprobar si todo lo que te ha dicho sobre ella es cierto y si se corresponde con las imágenes que has visto anteriormente.

Por cierto, si la bici te convence y en ese momento no te deja llevártela a casa, desconfía. Seguro que está trapicheando con ella.

El siguiente paso sucede simultáneamente a la negociación: comprobar el estado de la bicicleta.

Comprobar el estado general de la mountain bike de segunda mano

Una vez que hayas quedado con el vendedor, y antes de hacerle la oferta final, revisa bien la bici y todos sus componentes. No dudes y haz todas las preguntas que consideres necesarias y, si no puedes ver la bici en persona, pide fotos de todos los puntos clave.

Presta especial atención a los puntos que indican un desgaste prematuro: los puños, los neumáticos, los frenos… Comprueba que se corresponden con el estado general de la bicicleta. Conviene revisar los puntos de soldadura y los golpes en la parte inferior de la barra diagonal. Si la bici es de carbono, pasa la mano por todo el cuadro para descartar roturas o fisuras en las fibras.

Otros puntos indicativos de mal mantenimiento son los cables y las juntas de goma, como los retenes de la horquilla de suspensión. Mira que no estén cuarteados y pregunta por su mantenimiento. Si las barras de la suspensión están muy ralladas pueden suponer un buen desembolso, ya que pueden derivar en averías importantes.

Los discos y las pastillas no son recambios caros, pero su estado puede «chivarnos» el uso que ha tenido la bici. Lo mismo sucede con los radios de las ruedas: tenemos que fijarnos en que la tensión sea uniforme, ya que nos pueden indicar si la rueda ha sufrido algún golpe serio. El desgaste de los componentes de la transmisión (cassette y platos sobre todo) también es un buen indicativo.

Por supuesto, no hay que decir que tienes que rodar un poco con ella.

El momento de pagar

Aquí aplica lo mismo que en los puntos anteriores: intenta quedar en persona. Si has quedado para ver la bici, lo normal es que el pago se haga en esa misma cita si la bici nos encaja. No tengas reparo en quedar otro día si tienes que darle una última pensada, aunque corres el riesgo de quedarte sin bici porque otro comprador ande más hábil, je je je.

No sueltes un duro si no tienes la bici en tu poder. No hagas transferencia de dinero ni entregues dinero en mano sin tener la bici. Esto es una perogrullada, pero muchas veces nos embarga la emoción de estrenar bici y se nos nubla la vista…

Aunque no es normal, intenta hacer el pago por un medio que te pueda dar cierta garantía, como Paypal. Lo más seguro es que no sea posible, pero por intentarlo no se pierde nada. Esto es especialmente importante si no se ha podido quedar en persona con el vendedor y la transacción es online. Si el vendedor es una tienda, solicita factura.

Una última cosa: conserva todas las comunicaciones que hayas tenido con el vendedor como e-mails, mensajes, facturas si las hubiera, etc… Nunca se sabe si pueden ser necesarios en un futuro, aunque si has seguido estos pasos a rajatabala lo normal es que no tengas ningún problema.

Si finalmente has comprado tu mountain bike de segunda mano, enhorabuena. Espero que esta media docena de consejos te hayan servido.

Deja un comentario