Raro verme escribir un post en sábado, ¿verdad?. Esta semana me ha tocado estar de guardia y la verdad es que está siendo algo “complicadilla”. El domingo no pinta mejor, así que estoy deseando que llegue el lunes para soltarla. Como se que lo normal es que el lunes sea el día más odiado de la semana, os voy a dar unos consejos que intento seguir yo para intentar empezar la semana de forma positiva.

Empieza a planificar los lunes el viernes anterior

Los lunes por la mañana son mortales en mi trabajo. Normalmente nos encontramos muchas incidencias de aplicaciones y sistemas que no tienen soporte de guardia durante el fin de semana, por lo que se acumulan los tickets y saltan en cuanto entran en servicio los lunes. Es un poco estresante, la verdad. Para evitar sentirme abrumado por la cantidad de tareas pendientes que tengo que afrontar durante la semana intento dejar las cosas planificadas el viernes antes de irme a casa.

Una buena idea es hacerse una lista de cosas para hacer el lunes(yo la hago a papel y lápiz). No tienen por qué ser todas para el lunes, pueden ser para el resto de días de la semana. Se trata de tener la sensación de que la cosa está organizada para poder empezar la semana de forma positiva.

Prepara la comida semanal el fin de semana

Este punto en concreto no me afecta a mi 🙂 Yo suelo ser de los que baja a comer a un restaurante, por eso de salir un rato de la oficina y desconectar, pero muchos de mis compañeros sí que se quedan a comer en el comedor de la oficina.

A mucha gente, además, les relaja eso de ponerse a cocinar (tampoco es mi caso). Preparar las comidas de la semana el domingo puede ser un buen anti estrés, porque ya sabes lo que te espera para comer el resto de la semana. Saber que el lunes tienes algo rico para comer puede ser un motivo para estar contento y empezar la semana de forma positiva.

Os voy a dejar un enlace a un minilibro muy interesante para vuestras recetas semanales: Comer En La Oficina. Si tenéis kindle os saldrá gratis, pero no os preocupéis si no lo tenéis porque está tirado de precio en Amazon.

Ponte una buena música por la mañana

El lunes siempre voy a la oficina con la música a tope en el coche. Música cañera, repleta de powersongs, nada de ir escuchando las aburridas noticias…

En Internet hay listas de reproducción en un montón de sitios para darnos motivación a tope.

Establece una rutina por la mañana para evitar el estrés

Yo lo hago para cada día: hay que establecer un ritual que evite pensar en cosas negativas al levantarse. Una buena idea es levantarse con algo de tiempo para hacer un buen desayuno, ir al gimnasio antes de entrar a la oficina, dar un paseo o lo que te funcione a ti. Lo importante es no empezar la semana con estrés y desorganización, sino empezar la semana de forma positiva.

Otra buena idea es retomar las cosas donde las dejaste el viernes, antes de empezar a leer el millón de emails. Echar un vistazo a la lista que dejamos preparada el viernes nos pondrá a caminar y priorizar las tareas.

Programa algo que te guste mucho el lunes

Si no encuentras nada que te guste de los lunes, entonces hay que hacer algo para que te gusten. Prueba a programar algo para las tardes, algo que haga que te pases el día esperando ese momento: ir al cine, salir a cenar con tu pareja o tus amigos, ir al gimnasio, un episodio de tu serie favorita o lo que sea. Se trata de planificar algo que ponga una sonrisa en nuestra cara y que ayude a distraer la atención en lo negativo del lunes.